sábado, 23 de julio de 2016

A cambió de qué

(Publicado en el periódico El Día el 23 de julio de 2016)

De nada. Y por qué no. En este mundo interesado hay quien hace cosas porque sí, digamos por amor. El altruismo es el "summum". Le recomiendo que lo practique alguna vez, haga algo bueno sin pedir nada a cambio, sin esperar agradecimiento ni comprobar sus efectos beneficiosos; delos por cumplidos, actúe sin que nadie lo sepa. Activará la llamada motivación trascendente, que explicaba el profesor Viasa Monteiro; demuestra que usted es una persona evolucionada; experimente una nueva sensación de felicidad.

De nada inmediato. Por insólito tiene a todo un país en jaque. Porque los independentistas catalanes, llegado el momento de la verdad, se abstendrán para el nombramiento del ungido Mariano, sin pacto ni leches, sin pedir (ni recibir) nada a cambio. Suficiente premio enfrentarse a un gobierno débil. El camino tortuoso de la independencia y esas pequeñas concesiones que un presidente necesitado estará en disposición de apañar. No hace falta especular conversaciones "off the record" ni acusar al PP de conducta incestuosa. Toda una legislatura para lo que sea, siempre y cuando evitemos el rodillo de una mayoría absoluta. La abstención de Ciudadanos puede ser suficiente si el resto de partidos minoritarios toman conciencia de su poder: que gobierne Rajoy, que ya hablaremos. Ni a Podemos le interesan unas terceras elecciones -arrepentidos estarán del "affaire" con Izquierda Unida- ni a Ciudadanos, que no querrá perder su última oportunidad. Al PSOE le da igual liderar la oposición ahora o después, resignado a pasar la penitencia. Qué pena que para la investidura del presidente no esté previsto el voto secreto.

De un futuro prometedor. Todavía hay quien defiende en público la economía sumergida como circunstancia sobrevenida que ayuda a los desfavorecidos. Debe ser difícil de entender la concatenación de nefastas consecuencias que origina cobrar en negro, que mantiene bajos los sueldos e impide que las empresas creen empleo al no poder competir con los que podrían ser sus empleados, que se venden en precario; se deterioran los servicios públicos por falta de recursos, se paran las inversiones. Y mientras, hay que dedicar más dinero para ayudas sociales, a quienes les hace falta y a los que piden, guardan la pasta debajo del colchón y lo cuentan. Acabemos con la economía sumergida, enterremos al Lazarillo y salgamos definitivamente de la crisis.

De votos. A ver si acaba la campaña electoral. En un país con sueldos devaluados e inflación negativa, nadie se atreve a hablar de los abusos al sistema, del fraude y de las altísimas pensiones máximas (inauditas en ninguno de nuestros socios de la UE) y de las prejubilaciones incentivadas. Porque es mentira. Nuestro sistema de pensiones no es una estafa piramidal; nadie se paga su propia jubilación: se trata de pura y dura recaudación de impuestos. Si la Seguridad Social no ingresa lo suficiente, las pensiones se abonan con el IRPF o con el IVA o con la tasa de los carburantes. Garantizadas, sí claro, siempre habrá algo que dejar de pagar.

De subir de nivel. Así funciona el Pokémon Go: capturas bichejos virtuales a cambio de subir de nivel. Es una pena que no se le ocurriera a usted, pero eso tienen las nuevas tecnologías: a un tipo se le ocurre una bobada, alcanza éxito universal y se forra. Será una moda pero ahí está. Y ya tenemos al político iluminado que pretende pagar para que la "madriguera" Pokémon sea este o aquel lugar de interés turístico, para potenciar su atractivo. Esfuerzo inútil; necesitan un asesor impúber que les aclare que tal promoción no servirá de nada: el que juega ni se fija. Conclusión que explica casi todo.


jueves, 14 de julio de 2016

La guerra de los mundos

Que la invasión del "rabo de gato" (Pennisetum setaceum) es uno de los grandes problemas
medioambientales de Canarias parece que ya está fuera de toda duda. La irreversibilidad del problema, dado el avance de la plaga, aunque dispusiéramos de recursos económicos infinitos, que no es el caso, parece también irrefutable. Diez mil semillas por planta y seis años de persistencia de la capacidad de germinación, el enemigo utiliza armas imbatibles.

Especie invasora que desplaza la flora local y con ella a toda su fauna asociada, invertebrados, reptiles y aves. He observado la convivencia pacífica con plantas propias del piso basal pero no encuentro en la bibliografía mención a qué ocurre realmente en series más largas, si el rabo de gato colapsa el desarrollo de las especies preexistentes, si impide su propagación natural hasta el exterminio, si afecta a unas especies determinadas o a todas, o si el nuevo invitado ocupa solo los espacios libres.

La alta capacidad de colonizar suelos degradados, consecuencia del pastoreo intensivo y persistente, terrenos removidos que no pueden considerarse suelo (taludes o escombreras) e incluso paredes naturales especialmente agrestes, ofrece una oportunidad que estamos obligados a investigar: su evidente adaptación para fijar o encontrar nutrientes, la mejora del sustrato con aportación de materia orgánica y las nuevas condiciones de humedad e insolación que crea a nivel del suelo.

Estas poblaciones de rabo de gato se han convertido, a empujones, en el primer estadío de la sucesión natural que ocurre en los ecosistemas cardonal-tabaibal y bosque termófilo por los biotopos que ocupan.

Y no son las únicas, el "tabaco moro" (Nicotiana glauca) es otra exótica habitual que acompaña en las primeras etapas a las gramíneas autóctonas de los géneros Hyparrhenia, Stipa, Lamarckia, Aristida o Cenchrus, a las aulagas (Launea arborescentes) o las magarzas del género Argyranthemum. Después vienen las tabaibas (Euphorbia balsamifera y E. berthelotii) y los verodes (Kleinia neriifolia), hasta el momento en que aparecen los cardones (Euphorbia canariensis) y todo su séquito de cornicales y tasaigos (Periploca laevigata y Rubia fruticosa), entre otras, los balos (Plocama pendula), tajinastes del género Echium y el resto de especies propias de ese piso de vegetación.

En espacios con más suelo y pluviometría, en los estadíos más avanzados, los sistemas naturales evolucionarían hacia el bosque termófilo, con guaydiles (Convolvulus floridus), dragos (Dracaena draco) y palmera canaria (Phoenix canariensis), como elementos más significativos.

El rabo de gato es el rey de la conquista, el más agresivo, el que emplea mejores técnicas de colonización... podría ser también una oportunidad para hacer madurar sistemas vegetales en entornos degradados. No tratar de eliminarlo por completo, misión imposible, sino solo actuar para dejar que prosperen otras especies, "hacer hueco" para que no ahogue a especies endémicas, que puedan liberar semillas y atraer a su fauna asociada. Esa tarea, la de liberar espacio requerirá, en cualquier caso, unos recursos muchos más asequibles.

Queda pendiente la investigación a fondo, ensayar cómo coexiste con otras plantas, estudiar si el rabo de gato puede ser la oportunidad de plantear reforestación de la vegetación propia del piso basal, tan importante en antiguas zonas de pastoreo de todas las islas. Mientras, mientras investigamos, al menos el suelo está protegido frente a la erosión, que no es poco.






sábado, 9 de julio de 2016

Hijo pródigo

(Publicada en el periódico El Día el 9 de julio de 2016)


Matayotes matayotetos kai panta matayotes.
Vanidad de vanidades, todo es vanidad.
(Eclesiastés 1:2)

Reino Unido. Con los brazos abiertos. Veremos cómo se cuestiona la legitimidad de la mayoría simple para una decisión de tal calado, a la gente reaccionar ante el macabro espectáculo y cómo se impone el sentido común más allá del Canal. Enfrentamiento entre rivales políticos -laboristas y conservadores, dimitidos ambos- que jugaron con la estabilidad económica global para desprestigiarse mutuamente. Jodida vanidad. La libra esterlina depreciada, las grandes corporaciones financieras obligadas al corralito y la ola del tsunami que arrasa los mercados europeos. Los mercados, tan miedosos ante la incertidumbre. Europa debe recibir a Reino Unido con los brazos abiertos y fuegos artificiales el día de la refundación. Y quizás haya que plantear nuevas condiciones no solo para el hijo pródigo, sino para todos los socios, atascados en la burocracia de Bruselas y la austeridad de Berlín.

Marcha atrás. En España nadie se desdice desde 1986 cuando el PSOE de Felipe pidió el "sí" a la OTAN, en referendo, como Cameron. Por tanto, después de estas dos semanas de declaraciones, el oráculo está en disposición de proclamar que estamos enfilados a una nueva cita electoral, sin acritud, a la tercera la vencida. Sin especular y sin divagar sobre acuerdos no alcanzados: ni el PP conseguirá sumar con Ciudadanos mientras siga Rajoy, que no piensa irse, ni con el PNV, que dice que no, ni el PSOE se abstendrá, ni el PP ni Ciudadanos permitirán que gobierne la izquierda. Cuánta vanidad. No hay combinación posible sin que alguien diga Diego, harto improbable. A los españoles nos molesta la situación política pero no nos preocupa, eso dice el CIS. ¿Otras elecciones? Adelante. Mensaje recibido: bipartidismo, blanco o negro. Vuelta al principio salvo que aparezca un nuevo partido liderado por Miliquito, por ejemplo, como Beppe Grillo en Italia; imagínese el lío, pero lo que nos íbamos a reír. Convencido, sin embargo, de que al final los españoles daremos marcha atrás como medida profiláctica.

Nuevas elecciones. La ausencia de gobierno no impide que se recoja la basura, se limpien las calles o se encienda el alumbrado público. La economía marcha mejor y el paro baja. Además, sin acuerdo parlamentario habrá que prorrogar los presupuestos, lo que frenará el serruchazo que exige la UE; una manera sutil de zafarnos del objetivo de déficit por causa de fuerza mayor. Mariano es un tipo listo o con estrella. A todo se acostumbra uno, a votar también. Además, con un poco de suerte los partidos se deciden a proponer nuevos candidatos para el nuevo teatrillo. O quizás hoy la ejecutiva del PSOE, treinta años después, decide pasar a la oposición y dejar que el PP nombre a sus ministros. Poco probable y de nada servirá, en su caso, porque la tradición parlamentaria española, jodida tradición, impedirá alcanzar acuerdos de enjundia entre tanta minoría. Atasco ahora o en seis meses; mucho tendría que cambiar el panorama.

Arrogancia. Otra forma de vanidad, cuando pensamos que somos inmunes a los síntomas del envejecimiento. Entrenar el cerebro a diario para mantener nuestra calidad de vida, viajar para crear nuevas conexiones neuronales, aprender lo que sea, que tal capacidad nunca se pierde. De todo esto habló Jesús Castro, psicólogo de AFATE, esta semana en el Real Casino de Tenerife, que ofrece a sus socios clases de pilates y un nuevo taller de entrenamiento cognitivo: "Mens sana in corpore sano".

Fraude. La corrupción y el fraude están entre las principales preocupaciones de los españoles; ni la falta de Gobierno ni el deterioro del medio ambiente, tome nota.