sábado, 21 de marzo de 2015

Ciudadano ni de izquierdas ni de derechas

(Publicado en el periódico El Día el 21 de marzo de 2015)

De centro. Quizás, pero tampoco. Difícil representar en ese obsoleto arco bidimensional la nueva ideología basada en favorecer el libre mercado para la actividad de las empresas y en apostar por servicios públicos que permitan igualdad de oportunidades. Además, la "sana competencia" de aplicación universal molesta en ambos extremos, proclives al monopolio funcionarial o empresarial, según el caso. La libertad de decidir ni se valora ni se defiende, a pesar de sus bondades para la economía y para el desarrollo de los individuos. La competencia, en un entorno de libre elección, nos hace mejores, nos obliga a crecer como profesionales y a exigir como consumidores... Una rueda que gira hacia la excelencia.

Competencia. El pan, por ejemplo, lo compramos en cualquier esquina, con matalahúva o sin ella, blanco o integral, a diferentes precios, cada cual elige a conveniencia. El mercado del pan funciona muy bien y está regulado: quien quiera fabricarlo y venderlo que cumpla las normas de seguridad alimentaria. Y no solo productos de consumo, la competencia sirve también para los servicios públicos. Si pudiéramos elegir con total libertad el colegio a donde mandar a nuestros hijos, los maestros de cada centro estarían obligados a vendernos su férreo compromiso, las actividades extraescolares o el testimonio feliz de antiguos alumnos, en unos habría lista de espera y en otros plazas vacantes. Igual con los médicos de la Seguridad Social, a criterio del usuario, y no creo que haga falta vincular las retribuciones al número de pacientes... No ser el peor es combustible suficiente para que se pongan las pilas. Corolario: abuso en el precio y/o menosprecio al consumidor evidencian un grave déficit de competencia.

Competente. Cada administración con sus competencias y no por capricho: se acabó la fiesta. La eliminación de las Diputaciones ya está sobre la mesa, acompañada por la inaplazable fusión de ayuntamientos. Si se trata de prestar servicios, que para eso están, el tamaño importa. La propuesta viene de los nuevos partidos, sin red clientelar que sostener, a ver si al final se atreven a mandar a casa a tantos miles de cargos públicos. Y en Canarias, por analogía, sobran los cabildos, monstruos engordados de manera artificial con las transferencias del Gobierno autónomo y cuya existencia no nos ha librado de los desequilibrios insulares. En las islas pequeñas bastaría una única administración local y en las grandes con cinco o seis municipios se podría atender al ciudadano con eficacia; el tratamiento de residuos y el transporte de pasajeros como servicios mancomunados y poco más. Siete sobre el mismo mar, pues eso. Habrá quien me tache de mal tinerfeño por pretender desmontar el chiringuito, los mismos que han permitido tremenda perversión.

Contundencia. La salida de tiesto de Bravo de Laguna, el presidente tránsfuga del Cabildo de Gran Canaria, se resuelve con una moción de censura. Ni se plantea. Después dirán que no entienden por qué la gente esta harta de tanta infidelidad consentida.

Propuestas. La potente maquinaria del plátano podría comandar la transformación de la agricultura en las islas. Una forma de poner en valor la subvención en un sector en mínimos históricos, que produce solo un raquítico 1% del PIB, sin futuro ni ideas para revertir la situación. Porque el plátano tiene medios y los mejores profesionales. Porque urge incorporar tecnología al campo canario, dedicar superficie y recursos a cultivos de valor destinados al mercado interior, para crear empleo y paliar la dependencia exterior. Además de impulsar organizaciones de productores que comercialicen, garanticen la trazabilidad y den cobertura a tanta actividad fuera del sistema. Ni izquierdas ni derechas, ideas para avanzar de frente.

sábado, 7 de marzo de 2015

El vaso medio lleno

(Publicado en el periódico El Día el 7 de marzo de 2015)

Lealtad. Ausente en la vida pública. Los candidatos Fernando Clavijo y Patricia Hernández reniegan de la acción del Gobierno que conforman (todavía) sus propios partidos. Quiero entender la razón aunque no la comparta: marcar suficiente distancia con Paulino Rivero y José Miguel Pérez, trastos amortizados ya. De paso, sin valorar el alcance de su crítica, sacuden también a muchos compañeros y ponen en entredicho el trabajo de otros tantos funcionarios. Una conducta irrespetuosa, cuanto menos. Dicen que a Hernández le preparan un "Tomás Gómez"..., después del "Casimiro Curbelo", que le arrebatará un par de diputados en La Gomera. Cabría preguntarse si ambos serán capaces de llevar en sus equipos (léase en sus listas) caras nuevas, no ofendidas con esta maniobra beligerante. Apuesto a que a ninguna. Qué importante la fidelidad. Sin escrúpulos con sus iguales, qué poco les costará con nosotros.

Regeneración. Nada. A los partidos de la casta aún no les toca. Porque estos aspirantes son jóvenes, de acuerdo, pero llevan muchos años en la política con dedicación exclusiva: no experiencia laboral ni fracaso emprendedor ni temporada en el paro. Políticos profesionales, esa es la propuesta de CC, PSOE y PP para regenerar la vida política canaria. Bueno, María Australia Navarro no es tan joven, pero también ya lleva tres legislaturas en la trinchera. Por cierto, me indigna la designación digital en el PP, digital de dedo, con la connivencia de sus afiliados, la complicidad del electorado y la inacción de la autoridad que no exige cumplir el mandato constitucional; un partido que gobierna (y cobra del erario) no puede saltarse con impunidad la obligación de funcionamiento democrático. Hay esperanza, sin embargo: me encanta el partido del Naranjito, Ciudadanos, que promete incorporar candidatos sin pasado político y con bagaje profesional.

Guión. Para crear el personaje: el candidato. Cercano, intuitivo, que-sabe-lo-que-tú-quieres, feliz, digno de tu confianza. Los aspirantes no parecen personas normales con vocación de servicio público, sino personajes que interpretan un papel, un producto de marketing. Todos visten "casual", a todos les gustan las murgas, el gofio y las romerías. No hablan, declaran; no saludan, abrazan. Y sonríen. Y te tutean. Ese vídeo superguay, en tonos pastel, superemocional, directo al corazón, para desatar la compra compulsiva, señora. Y que no se vean los hilos y no improvises, que me da la risa. "Le prometo una playa, don, que pagaré con su dinero, y un tren para sus nietos". La regeneración política es un camino sinuoso, en el que cuesta distinguir lo auténtico de lo impostado.

Herencia. Vaya panorama. Porque en el Cabildo de Tenerife el futuro inmediato exige desmontar el chiringuito sin que se venga abajo, destejer la red clientelar, levantar las alfombras y abrir los armarios. Tantos años de generar deuda, de ceder y ceder para evitar problemas, de intervenir en el mercado, de socializar las pérdidas de tanta ocurrencia bienintencionada. El Cabildo es un problema bien gordo. De entrada habría que eliminar el control de presencia y devolver la gestión a sus funcionarios. Después meterle mano al entramado de sociedades y participaciones empresariales, para enajenarlas al mejor postor. Y por último, reconsiderar los servicios que presta al ciudadano, repensar las competencias y cuestionar su organización.


Ideas. Reconozca que la idea es muy buena. Aquel vaso de agua medio lleno, en aquella exposición de arte moderno. Una composición tan sencilla con una fuerza tremenda, vaya metáfora: esperanza o pesimismo, según tu estado de ánimo. No sé cuántos miles de euros pedían por aquel vaso, un abuso, dijeron. En realidad lo que vale es la idea..., esa idea brillante que no se le ocurrió a usted ni a mí.

martes, 3 de marzo de 2015

Curso de Negociación Avanzada


La negociación está presente en todos los ámbitos de la vida, en las pequeñas cosas para las que basta educación y sentido común, y en las grandes ocasiones para las que debemos estar entrenados en un método que nos ayude no estar en desventaja. Asuntos importantes, del ámbito empresarial o personal, que requieren mucho esfuerzo pueden fallar en el último momento: nos interesa cerrar buenos acuerdos. Ya sea para incrementar las ventas, para enfrentarnos a una entrevista de trabajo o para tratar con nuestros socios. Trabajaremos las claves para dominar herramientas sencillas que se podrán aplicar desde el primer momento, siempre desde un enfoque amable y con la intención de cerrar acuerdos beneficiosos para las dos partes.





Plaza de la Candelaria, Edificio Olympo 4ª planta


Fechas: 9 y 16 de Marzo de 2015

Horas: 6 horas (3 + 3)

Horario: de 16:30 a 19:30 horas

Precio: 100 €  (90 € para pago antes del 2 de marzo)
              Bonificable a través de la Fundación Tripartita


Objetivos:

- Poder enfrentar con un método cualquier tipo de negociación que surja en el ámbito empresarial y/o personal con seguridad.
- Disponer de herramientas para tener éxito en una entrevista de trabajo
- Disponer de herramientas para mejorar la gestión comercial
- Aprender a controlar nuestro comportamiento, a escuchar y a comunicarnos de una manera más eficaz que nos permita alcanzar buenos acuerdos 
- Ser capaces de resolver conflictos


Dirigido a:

Público en general, Demandantes de empleo, Empresarios, Directivos, Comerciales, Emprendedores


Programa:

1. Introducción: para qué negociamos

2. Método de negociación avanzado:

    a. Las reglas básicas de la negociación

    b. La guía del proceso negociador

    c. Las herramientas del negociador

    d. Habilidades personales

    e. Las claves para cerrar buenos acuerdos

3. Situaciones de negociación:

    a. Estudio de casos: ventas, entrevistas de trabajo, otros

    b. Roll-play

    c. Resolución de conflictos


Ponentes:

Pablo Zurita Espinosa es directivo de empresa y consultor de estrategia empresarial, Ingeniero Agrónomo por la Universidad de Lleida, cursó el Programa de Alta Dirección de Empresas en el Instituto Bravo Murillo, se dedica al lanzamiento y reorganización de actividades empresariales como interim manager, es director técnico de Control de Servicios Públicos, fue gerente del Consorcio de Bomberos de Tenerife, director de VVO-Servicios y delegado de Urbaser. Ha publicado los libros “Cómo encontrar trabajo” y “Ser empresario. Nuevos modelos de conducta empresarial”, ambos publicados por editorial Ra-Ma, es colaborador habitual del periódico El Día, ponente para la Fundación Fyde-Cajanarias y la Cámara de Comercio de Santa Cruz de Tenerife y formador para Adecco, la Federación Canaria de Municipios y el Instituto Canario de Administración Pública.

Con la colaboración de José Ramón García Melián, coach personal.