viernes, 20 de junio de 2014

Visionarios


(Publicado en el periódico El Día el 20 de junio de 2014)

Todos a una. Conforme con Carlos Alonso, hay que pensar en
el futuro de Tenerife, nos va la vida, la prosperidad, el bienestar y la felicidad, por ese orden. Y dejar de improvisar y de hacer política electoralista y de gobernar en defensa de los intereses de no sabemos quién en detrimento del interés general. Una sociedad implicada que aporte su propia visión de futuro, que establezca objetivos por los que luchar, motivación por el logro, la que utilizan los empresarios para no perder el norte. El padre de Tenerife "sabía" que era lo bueno para la isla -el tranvía, el ITER, los cables submarinos, los trenes magnéticos- y Alonso pregunta, quizás como plebiscito a las ocurrencias de su antecesor o por falta de ellas... que hable Fuenteovejuna.

Bolcheviques. Ideas. No solo nos inflan a impuestos, ahora nos piden ideas. Ideas gratis, porque hay que leer la letra pequeña: "El Cabildo de Tenerife podrá utilizar las ideas aportadas en su beneficio, sin que en ningún caso tenga que pagar precio alguno por las mismas", o sea, tú dime qué harías que ya lo hago yo... No sé qué pensar, creerá que los individuos, las asociaciones o las empresas somos incapaces de desarrollar nuestros propios proyectos o ya se encarga el politburó de poner las trabas que aburran al santo. Aburran de aburrir, se entiende. Misma política (radical) de izquierdas: el éxito viene de mano de lo público, como axioma, y así nos va. Puede que se refiera a ideas para la política, querrán confeccionar el programa electoral con participación ciudadana desde el gobierno y no con las bases desde el partido, si es que CC tuviera de eso. El desencanto es fundado: no hay liderazgo para proponer nada, solo gestores que esperan instrucciones y piden opinión a la asamblea; triunfa la utopía de la coleta.

Caudillos. Pesada carga para quien pretenda dirigir el porvenir de su pueblo, echarse al hombro la crisis o el paro. Ni es moralmente exigible ni competencia de la administración ni el ciudadano pretende que le resuelvan la vida... bueno, alguno sí, los afines al régimen. No vaya de héroe, limítese a hacer funcionar la maquinaria de lo público, una tarea tan exenta de emoción como necesaria para la convivencia. Un izquierdismo liberal bastaría. En definitiva, revisar la maraña legislativa, eliminar la burocracia absurda y mucho enfoque en prestar con eficiencia los servicios a la comunidad. Allane el camino, guarde el premio, deje a cada uno con su idea y que el sistema permita que la ponga en valor como desee, sin paternalismo.

Ciegos. Tanto futuro y nadie se preocupa por el presente: que exista la cuota fija del autónomo, factures o no, que compute toda la superficie de un local aunque solo utilices una parte, que el funcionario decida lo que desgrava y lo que no, que los impuestos manden una empresa a la quiebra o que Hacienda se quede con la casa de tus padres porque no puedas pagar la sucesión. Exprimida la naranja se acabó el jugo.

Sucesores. La debacle en los partidos (políticos) precipita el cambio. Gente nueva, de acuerdo, pero más importante que salgan quienes se aferran. Al mismísimo Paulino Rivero le espetan sanseacabó, una pena, porque la abdicación, aunque sea tardía, muestra otra dignidad y nos hubiera ahorrado un par de años de populismo rancio. Y también porque el que se va, que no persigue los votos y debe ser inmune a la manifa, queda habilitado para resolver los asuntos enquistados. El PP selecciona candidatos con pragmatismo cartesiano. Al PSOE, que lava los trapos en público, le acecha el peligro de trasmutar su propia identidad. Estructurada como corporación mercantil, en CC funciona el juego de tronos con sus intrigas que no trascienden. Veo, veo...

miércoles, 11 de junio de 2014

Cómo relanzar una empresa

No es una opción. El mercado obliga a replantear el negocio a cada paso: los clientes exigen otros productos y servicios, la competencia se emplea fondo, la tecnología se supera todos los días... El empresario está obligado a la mejora continua, no basta seguir igual, no es suficiente. Por muy bien que le haya ido, el empresario sabe que no puede dormirse en los laureles, que debe estar atento a su entorno y anticiparse… aunque no siempre sea así.

Lo sabe pero la vorágine cotidiana le impide actuar, está en lo inmediato, la coyuntura exige mucha dedicación y pierde la perspectiva del medio plazo. Cuando levanta la cabeza descubre que las cosas no marchan igual de bien, suena la alarma de la tesorería -siempre la primera- y se da cuenta de que ha perdido clientes y/o que tiene más estructura de la necesaria, menos beneficios y muchas facturas por pagar. Y repasa a su alrededor y descubre a su personal que ya evidencia síntomas de desmotivación, que hace lo mismo en cumplimiento estricto del axioma “porque siempre lo hemos hecho así”; él mismo, el empresario, se pregunta entonces qué pasa, cómo pudo llegar a esta situación y qué puede hacer.
Nada extraño, por cierto. Sacar la cabeza del agua no es tan fácil en un día a día tan complicado, no ya por la crisis (en cualquier momento dejaremos de hablar de ella) sino por la propia dinámica, los problemas y lo urgente. Nada grave, además, ni siquiera reprochable. Llegados a este punto de conciencia, siempre es conveniente recurrir a un experto que aporte método.

Lo primero es contrastar que la información disponible es fiel reflejo de la marcha del negocio, lo cual quiere decir que debe disponer de una contabilidad fiable y actualizada, que para eso sirve la contabilidad, aunque el empresario la perciba como burocracia intrascendente. Lo segundo es discernir qué debe hacer para refrescar su oferta, qué piensan sus clientes, qué proponen sus empleados, qué hacen otros operadores del sector. Y lo tercero, como paso previo a la toma de decisiones, analizar las diferentes alternativas, qué repercusión tendrán sobre cada término de la cuenta de explotación, proyectar las previsiones a fin de ejercicio con y sin las medidas que pretenda evaluar. En definitiva, medir el impacto de aquellas medidas que pretendamos introducir para mejorar nuestro negocio.

martes, 10 de junio de 2014

Melchior: "Tenemos que luchar contra las chapuzas"

Incoherencia. Podría ser la proclama electoral de un aguerrido aspirante a gobernar Canarias si como chapuza pudiéramos considerar también la urdimbre legislativa, el protagonismo de lo público o los intereses particulares que condicionan el futuro de las Islas. Pero no, fueron palabras de la versión más erudita de Ricardo Melchior en su conferencia del pasado sábado en los Hidalgos de Nivaria; habló de la economía del conocimiento, de la ciencia como cultura ligada al progreso y de la aceleración de los procesos de cambio. Citó a Gary Becker, de la escuela de Chicago, para enfatizar el valor de las personas en las organizaciones, aunque nada dijo de lo que hubiera opinado este economista neoliberal y premio Nobel sobre su propia política de intervención en el mercado con dinero público.

La irrupción de Melchior en el sector de las comunicaciones como respuesta a un informe de la UE que ponía en evidencia la pérdida de competitividad de las regiones ultraperiféricas (RUP) respecto a su metrópoli por atraso tecnológico y déficit de conectividad. Justificó así la construcción del NAP en Granadilla, la compra del superordenador y la participación del Cabildo en el nuevo cable con la Península y en todos los que conectan el oeste africano, inversiones que seguro tendrán su retorno. Nada comentó, sin embargo, de pelear por la quinta libertad aérea para Canarias (para que los aviones puedan hacer escalas internacionales) ni de liberalizar el transporte marítimo ni de la influencia negativa para las RUP de una política proteccionista y subvencionadora que desincentiva la competencia.

“Retos y propuestas para Tenerife en el siglo XXI”, ese era el título de la ponencia, pero nada nuevo, el ex senador insistió en los trenes del norte y del sur (con sus tres mil millones de euros de inversión), la introducción del gas natural y de avanzar en las energías renovables. Nada de agricultura ni de industria ni una refe
rencia al REF. Fue una charla de consejero delegado, de una persona que se dedica con pasión a grandes proyectos. Cuando repitió lo de las chapuzas tuve esa rara sensación que produce descubrir la incoherencia entre lo que se dice y lo que se hace… Ricardo defendió las chabolas de Cho Vito, no puso remedio al vertido al mar de tantísima agua sin depurar y se dejó convencer por los manifestantes con lo de las torres de Vilaflor, en fin, puede que yo esté muy sensible.

sábado, 7 de junio de 2014

La manipulación petrolera

Qué bueno. El pueblo soberano se expresará en la calle. Y no es ironía, en democracia es uno de los procedimientos no formales que dispone el ciudadano para ser escuchado. Por convencimiento racional o emocional estamos convocados en contra de las prospecciones en Canarias. Un simple no. Qué fácil decir que no a cualquier iniciativa ... no y punto, Virgencita déjame como estoy.

Confieso que me molesta cuando se afirma "Canarias dice no al petróleo", o a lo que sea, y habla también en mi nombre y el de muchos otros que no opinan así, que pueden estar a favor o que no tienen suficientes elementos de valoración para pronunciarse en un sentido u otro. Quiero entender la motivación y es que a las personas nos gusta formar parte de la mayoría y si la mayoría bebe Coca Cola por algo será. Una burda manipulación, similar a la que emplean los grandes partidos en cada consulta electoral: si me votas pertenecerás a la mayoría que gobernará y no a esos otros, perdedores, a quienes no quiere nadie. Somos gregarios por herencia genética.

Pero no nos engañemos, la expresión de una opinión en la calle no otorga ningún derecho, por muchos miles que salgan a chillar. Primero, porque las mayorías son las mayorías, segundo porque no todo lo puede decidir la mayoría ni mucho menos una minoría exaltada y tercero porque los manifestantes, en el ardor de la protesta, también se equivocan. Tenemos algunos precedentes en nuestra historia recientes, todos abanderados del medio ambiente y tal...

A principios de los noventa, se paralizó la construcción de la vía de Ronda en La Laguna durante muchos meses, presuntamente para proteger la tradición agropecuaria de la vega lagunera que resultó estar más amenazada por su urbanización masiva -como se constató después- que por aquella carretera que solo pretendía sacar el tráfico comarcal del casco histórico. Los activistas-ecologistas, estudiantes de agrícolas, eran los sobrinos de una señora que mantenía un litigio con la expropiación de su finca... todo muy, muy bucólico y pastoril, ¿no?

En 2003 salíó Tenerife a la calle por prescripción de Fumero, a la sazón alcalde de Vilaflor, en contra de la torres de alta tensión que atravesarían el monte rumbo al oeste de la isla... ahora nos las tragamos a todas horas en paralelo a la autopista... no solo hubiera sido más barata su instalación lejos del primer plano, si no que además, el corredor del transporte de energía actúa como cortafuegos cuyo mantenimiento iría sufragado por el sistema eléctrico...

A esto del petróleo la maquinaria del Gobierno pide el no... piense por qué, ¿qué encierra esa postura tan tajante?, ¿todo este pollo por un supuesto derrame menos probable que un accidente aéreo?, ¿una cortina de humo para esconder los verdaderos problemas de Canarias?, ¿qué alternativas al paro y a la economía canaria plantean cuando se evidencia que el turismo, en máximos históricos, no puede hacer retroceder el paro del 33%?

Ojo con lo que se protesta.

viernes, 6 de junio de 2014

Fin del reinado

(Publicado en el periódico El Día el 6 de junio de 2014)

Del régimen. Se sacudió el yugo, le lavó la cara a su mentor y de paso a su partido como responsable de la política canaria de los últimos veinte años. Carlos Alonso sentenció "aquí no se puede hablar más que de fracaso", en efecto, por mucho que Ricardo Melchior, después de abdicar, sostuviera que si no hubiera sido por ellos el paro estaría ahora en el treinta y siete por ciento... No se consuela el que no quiere. Y Alonso tiene más razón que un santo: o rectificamos o de qué nos vamos a quejar. Aunque me da que anda algo desenfocado, esto no va de aptitudes ni de capacidades del ciudadano o del empresario, sino de un sistema pervertido que impide el sano y fructífero equilibrio entre la oferta y la demanda: Canarias está intervenida y adolece de seguridad jurídica con tanta burocracia estéril. Una buena estrategia, en cualquier caso, no eludir la realidad, aunque sea a título personal para desmarcarse de tiempos pretéritos y soltar lastre para el futuro.

De la ley. Decía Carlos Slim que un país puede ser como México o como Noruega, que ambos sistemas funcionan, uno con dinero y el compromiso firme del corrompido, y el otro con el estricto cumplimiento de las normas. En Canarias, ya ve usted, entre Pinto y Valdemoro, se hace política en el tribunal y si te pones majadero te demando por la vía penal.

Del petróleo. Todavía no, faltan un par de generaciones, al menos, hasta que inventen algo para impulsar los aviones que nos traen a los turistas, pero llegará, al tiempo. La discusión peregrina sobre su obsolescencia o sus riesgos que aplicada a cualquier otra actividad nos dejaría paralizados. Además, no son posiciones antagónicas: se puede fomentar las energías renovables y tratar de ganar dinero con el crudo. Recordemos el contubernio en la adjudicación de las autorizaciones que impidió que hoy haya más potencia eólica instalada, no sé si usted se acuerda, la manipulación del concurso por parte de los amigos de estos mismos que ahora van de ecologistas en coche oficial. ¿Se da cuenta, señor Alonso, cuál es el problema de Canarias?

Sindical. Cada vez más cerca, sin duda. Menosprecian a sus afiliados y ofenden a los ciudadanos cuando critican la bajada del paro porque dicen que en su mayoría se han firmado contratos temporales... Vaya, aun no se han enterado de que todos los contratos, todos, lo son -pague el empresario o ayude el Fogasa-, incluidos los suyos propios. Temporales, a tiempo parcial o cómo sea, lo importante es trabajar y demostrar al empresario (y a nosotros mismos) que los trabajadores no somos un recurso más sino la pieza clave de su negocio, que entendemos que su inversión, su disposición y sus ideas nos permiten, también a nosotros, disfrutar de bienestar. Triunfan las organizaciones que entienden que la empresa es un ente colaborativo con la misión de atender a sus clientes, a la que todos aportan.

De Juan Carlos I. Tenía que llegar por su lógica jubilación. Un tránsito constitucional que nos comemos con papas, con el cargo hereditario, su anacrónica ley sálica y su millonaria asignación presupuestaria. No creo que el cambio sea significativo, Felipe ejercerá a la perfección, seguro, está entrenado y hará menos el cafre que su padre. Como tenemos pendiente la revisión de la Constitución del setenta y ocho, ya habrá tiempo de discutir sobre la Jefatura del Estado, sobre su papel, su nombramiento y su estatuto. Es una figura necesaria, de acuerdo, pero no tan importante como pueda parecer. ¿Que sea elegido? Pues sí, sería coherente con nuestra convivencia democrática, y quizás con requisitos mínimos para los aspirantes, que hable idiomas, al menos. A lo mejor el Borbón se presenta y por qué no.

jueves, 5 de junio de 2014

3,5 millones para El Hierro

En préstamos para proyectos industriales a tipos muy por debajo del mercado financiero, y 14,8 millones más para el resto de las islas; con un aval solo del 10%, a diez años, con tres de carencia, según informó el enviado del Ministerio en la presentación de ayer en la Cámara de Comercio santacrucera. “No se quedará ningún proyecto viable si financiar”, palabras de Manuel Valle, en alusión a la partida disponible. No está mal, la UE apuesta por la subir la participación de la industria en el PIB e inyecta dinero para crear nuevas instalaciones o proceder al traslado de las existentes.

Andrés Calvo, presidente de ASINCA, la patronal del ramo, cuantificó en 170 millones de euros los invertidos en Canarias en las cuatro convocatorias anteriores de este programa REINDUS, la mitad financiada por esta vía. Nada mal.

El consejero delegado de ENISA, empresa pública del Ministerio, explicó los préstamos participativos aptos para empresas de todos los sectores económicos (salvo inmobiliario y financiero), sin aval y con una línea específica para emprendedores. Una especie de aportación de capital social que hay que devolver y que devenga un muy moderado interés. Si el joven empresario pone 20 mil podría obtener hasta 40 mil euros de préstamo, siempre y cuando entiendan que la inversión en la empresa es técnica y económicamente viable.

Las ventajas parecen evidentes con unos tipos de interés mucho mejores a los que ofrece la banca y unos requisitos quizás un poco más laxos a la hora de la aprobación de las operaciones, pero hay que analizar muy bien la letra pequeña del compromiso adquirido no vaya a ser que nuestro propio proyecto nos ate y no tengamos capacidad de rectificación. Eso tiene un socio pejiguera como la Administración, comentario extensible a todo tipo de subvenciones.

Ah, y veremos si aparecen un par de valientes que decidan invertir en la isla del meridiano y aprovechen tremenda oportunidad; sería un fuerte empujón a la depauperada economía herreña.

lunes, 2 de junio de 2014

Técnicamente república

Si Juan Carlos abdicó y no ha sido investido sucesor... qué bueno:

"Republicana es la luna,
republicano es el sol,
republicano es mi padre,
republicano soy yo."

Un tanto efímero, bien es cierto. Pensé, y lo digo en serio, que no vería a Felipe de rey de España, y no por premonición alguna de mal fario sino por lógica democrática. Me temo que me equivoqué, que es cuestión de nada, un par de semanas, dicen. No es broma, creí que la vida terrenal de sus altezas reales, sus pecadillos veniales de hijo de vecino, les alejarían de la sucesión hereditaria por la gracia de... , en fin. Pero nada, ni la salida de tiesto del ínclito Urdangarín que menos mal que no es catalán.

Que estaba hablado con el gobierno, pues claro, jugada maestra de Rajoy, que va de mosquita muerta pero empapa: debacle en las europeas, fin del bipartidismo, abdicación de SM, mundial de Brasil, España campeona, veranito en la playa y patada "pa'lante" a los problemas nacionales hasta el mes de septiembre... y quien dice septiembre se pone en navidades a cinco meses de las elecciones, el nuevo Plan M (de Mariano) de inversión pública, maquillaje a las estadísticas y nos presentamos de héroes que salvan el barco que estuvieron a punto de hundir.

Con esto del varapalo al PP, PSOE y CC me acordé de los antecedentes: UCD gobernó España y un par de años después desapareció como partido. La energía no se crea ni se destruye. Al tanto.

domingo, 1 de junio de 2014

Sí al petróleo en Canarias

No discutimos sobre el cambio del modelo energético ni sobre la bondad o conveniencia del uso de hidrocarburos fósiles ni siquiera, aunque pueda parecerlo, sobre la amenaza que la actividad prospectiva supondría para los ciudadanos o para el medio ambiente.

Pensar que extraer petróleo en las Islas “afianza” su consumo frente al deseable empleo de energías renovables o tacharlo de “energía sucia” y, por tanto, prescindible, son pura demagogia. Por supuesto que debemos intentar hacer uso racional de los hidrocarburos en la medida de lo técnica y económicamente posible y también potenciar la introducción de fuentes alternativas más limpias en base a esos mismos criterios.

Pero hay que hablar claro: el petróleo no es el pasado, ni mucho menos, es el presente y estará con nosotros -nos neguemos a extraerlo o no- por muchas décadas más. Sucederán avances tecnológicos en la generación y la acumulación de energía eléctrica que permitirán incrementar la participación de fuentes limpias, seguro, y erradicar las centrales nucleares para siempre, incluso aparecerán otras opciones para propulsar coches, aviones y barcos, tiempo al tiempo. Mientras, exijamos que toda la cadena de extracción-transporte-refino-distribución-combustión sea segura para que no se viertan al medio sustancias que alteren el equilibrio de los ecosistemas, estamos de acuerdo.

Qué paradoja, quienes profetizan la hecatombe del turismo por los efectos dañinos del petróleo son los mismos que se benefician de las toneladas de CO2 que emiten los aviones que traen a sus clientes. Quienes argumentan contra las prospecciones (todo este lío y aun no se sabe si hay petróleo ni si será rentable extraerlo) restan legitimidad al ministro Soria porque no les ha permitido participar en la decisión, por ser competencia del Estado, pero no han luchado para que el REF corrija esa situación para ellos injusta; afirman que el petróleo no dejará suficiente dinero en Canarias para compensar el riesgo, pero tampoco cuantifican cuánto sería razonable como compensación ni tampoco se ha tratado en las negociaciones de nuestro estatuto económico con España y Europa.

Habría que preguntar si extraer petróleo a sesenta kilómetros de Lanzarote sería asumible si permitiera acabar con las listas de espera sanitarias por siempre jamás o si supusiera reducir el IRPF un 50% a toda la población o si ofreciera la posibilidad de educación gratuita y de calidad a todos los jóvenes canarios, ¿cuál es nuestro precio?, porque por mucho menos nos vendimos a las multinacionales turísticas y tampoco nos preguntaron…

En este asunto soy poco optimista; lo del petróleo se hará por decreto y no por convencimiento, porque, aunque la controversia nació por cuestiones económicas, la han llevado, con astucia e intereses no siempre confesables, al terreno emocional. Tantas personas agredidas en lo más íntimo, en su sentimiento de unión con su tierra, sus playas y su mar; imposible utilizar argumentos racionales cuando manda el corazón.

(Foto de Yaiza Peraza, plataforma en el Mar del Norte)

(Publicado también en el periódico digital Elblogoferoz.com)