viernes, 27 de septiembre de 2013

Eurovegas viene a Canarias


Camino expedito. No busque más, míster Adelson, el "marco legal adecuado" lo tiene usted en Canarias. Y perdurable en el tiempo, ningún problema. Aquí las leyes no funcionan como en el resto de España o de Europa. Aproveche el REF, acoja su holding a la ZEC y déjese de impuestos. Con el terreno no se preocupe, que metros cuadrados disponibles hay de sobra y de saldo. Con el modelo de sol y playa agotado -eso decía Bermúdez cuando era consejero de Turismo- el juego es una alternativa solvente a la que prestar consentimiento y complicidad.

Marco legal. Profuso en regulación medioambiental y urbanística, caras de una misma moneda. Tan prolija e inaplicada, tantas exigencias y tan poco interés en exigir. Un caso de hoy en los montes de Anaga, dentro del espacio natural, en la cabecera del barranco de Tahodio: una ladera vallada de esa manera, cual redil, con su rebaño de cabras, con sus chabolas de chapa para dar cobijo y su tinglado donde echarles de comer; muy lamentable. A plena luz, sin alevosía. Eso no es una explotación ganadera ni su remedo (fotos disponibles en mi web). Y no será ni por falta de leyes ni de funcionarios que puedan ejercer tareas de inspección y de sanción, según el caso. Alguien debería velar por la aplicación de las normas que regulan el bienestar animal, las condiciones higiénico-sanitarias de la actividad, la prevención de riesgos laborales, la gestión de residuos y de aguas residuales, la ocupación de suelo protegido, la edificación, las instalaciones técnicas y no sabemos cuántos preceptos más. Si por este atentado flagrante no se mueve un dedo, con Eurovegas -que creará miles de puestos de trabajo- nada que temer; además el ocio de aquella clase necesita ciertas comodidades que las cabras no están en disposición de exigir.

Ecologistas. Ponen el grito en el cielo con la posibilidad de la extracción de un petróleo que aun no se conoce si aparecerá, pero no dicen nada del desastre reiterado perpetrado en el jardín de su casa. Ni estudio de impacto ni medidas correctoras ni manifestaciones en la calle ni pancartas ni miles de alegaciones. A lo mejor no son tan ecologistas y es que defienden los intereses de vaya usted a saber quién.

Política. También podría ser que las autoridades implicadas consideren admisible que semejante reducto caprino exista y que hagan la vista gorda por preservar el acervo cultural. Me lo creo, porque esa ha sido la política agrícola llevada a cabo por el Gobierno de Canarias y el Cabildo de Tenerife durante años, la de permitir y subvencionar la actividad de subsistencia. Dicen que llevaron al comisario Ciolos a visitar este enclave pintoresco a que probara un vasito de leche, no sé yo. Los políticos no han entendido que la agricultura y la ganadería son otra cosa, requieren inversión, profesionales cualificados y garantías técnicas como cualquier otro sector económico. O lo tienen claro, pero no les importa mientras recolecten votos. Sorprende la permisividad urbanística cuando el consistorio lagunero emplea millones en un plan general mastodóntico y lo somete a la participación vecinal; de qué servirá si se admite el chabolismo en un espacio natural protegido. Cabe preguntarse también si hay denuncias del Seprona de la Guardia Civil, de la Policía Local o de los agentes de Medio Ambiente, y qué ha sido de ellas, en su caso.

Gasto inútil. La doña en el monte con sus chabolas y sus cabras. ¿Cuál es entonces el fin último de las leyes, de los planes de uso y gestión, de las normas técnicas, de las hordas de funcionarios, de tantos cargos -electos o no- en el gobierno, el cabildo o el ayuntamiento? Mero entretenimiento. Chitón, que llega la ONU con su reserva de la biosfera.


jueves, 19 de septiembre de 2013

Trabajo o inteligencia

(Publicado en el periódico ABC el 19 de septiembre de 2013)

Me preguntaron qué creía que había pesado más en mi carrera profesional, si el trabajo o la inteligencia. Caí en la trampa por falta de esta última: es muy fácil contabilizar las horas. Tomar decisiones, proyectar una estrategia o mantener las relaciones con nuestro entorno laboral requiere algo que no se sustituye con esfuerzo y dedicación. Confiar en la inteligencia siempre fue la opción correcta aunque la psicología social demuestre que el colectivo se equivoca con pertinaz frecuencia. El individuo por sí solo, según parece, bastante menos.
Los razonamientos argumentados por el presidente Rivero para apoyar el frente contra las prospecciones petrolíferas son de una temeraria inconsistencia, obsoletos. El enfrentamiento, además, denota escasa capacidad de reacción ante los hechos consumados. Puede que el ruido obedezca a una maniobra de distracción que forme parte de una táctica de mayor calado sobre la que guarda prudente cautela. No sé yo… el espectáculo es lamentable en cualquier caso. Tendríamos que poder descifrar qué intereses ocultan unos tipos serios -en apariencia y credenciales, al menos- para afirmar en público que el petróleo es cosa del pasado. Su deseo, el de las energías limpias es eso, un deseo por el que vale la pena luchar, sin duda, pero sin obviar que los combustibles son insustituibles hoy y que lo seguirán siendo durante unos cuantos años más.
Razonar. De eso se trata, y confiar en la inteligencia, propia o ajena, porque siempre hay una solución imaginativa para los viejos problemas. Rivero muestra inútil tozudez en estos asuntos de alcance sin percatarse del momento histórico que le ha tocado vivir ni de la oportunidad de hacer algo grande por Canarias, su gran oportunidad, si fuera eso lo que le motiva para estar/seguir en política. Debe aprovechar que en la (re)negociación del REF cabe todo aquello que España y Europa, sus gobiernos, estén dispuestos a aceptar. Si ahora mantienen un régimen de subsidio con efectos desoladores, por todos conocidos, ¿qué otros planteamientos podrían admitir? Aquellos que consuman menos presupuesto seguro que los escuchan con gusto y los que mejoren la actividad económica, también. Apasionante reto, no cabe duda, que exige además cierta de dosis de picardía porque quizás esa escasa repercusión que tendría para las Islas -“los beneficios serán para Repsol”, afirma el presidente- se podría mitigar de forma indirecta, para el petróleo y lo que venga. Ahí va una idea: todo negocio que tenga lugar en Canarias que tribute en Canarias, recaudemos el impuesto de sociedades aunque Repsol tenga su domicilio en Madrid. El REF y el petróleo nos sacarán de la crisis.

viernes, 13 de septiembre de 2013

Qué necesidad

(Publicado en el periódico El Día el 13 de septiembre de 2013)


Ninguna. El presidente Rivero afirma que qué necesidad con las prospecciones de petróleo, qué necesidad
poner en peligro al turismo. Ninguna para él, según parece, y se olvida de los trescientos no sé cuántos mil parados que hay en Canarias. Será el petróleo o lo que sea, pero algo distinto habrá que hacer porque el turismo en monocultivo no nos va a sacar de esta. No sé qué más pruebas hacen falta ni qué más revoluciones árabes ni cuántos millones de turistas más tienen que venir para dar futuro a tanta gente sin expectativa; olvídese porque es mentira, el turismo por sí solo no alcanza. Conspiración judeo-masónica-asamblearia, interés propio o simple estupidez: se admiten apuestas. Porque están cegados -el presidente, sus acólitos, sus socios de gobierno y la oposición- sin dar crédito a las evidencias, dentro de un bucle alimentado de falsos axiomas considerados irrefutables: la sostenibilidad, las subvenciones, la infalibilidad del sector turístico y todas esas patrañas. Sí que estamos necesitados, mire a su alrededor don Paulino, necesitados de algo que no tenemos ni imaginamos a priori, por eso es tan importante que la actividad económica se desarrolle en libertad, sin moratorias ni interferencias ni burocracia, para que aflore la iniciativa privada con sus ideas e inversiones.

Insistir. Porque no entiendo cómo pretende el señor Rivero que las cosas cambien si sigue con lo mismo.

Renunciar. No renuncie al petróleo, presidente, no nos lo podemos permitir. Los países con petróleo son ricos. Si el problema está en la concesión de la explotación, como usted confesó en privado, en sus términos jurídicos que no permiten implantar una tasa que deje dinero, pelee por cambiar la ley. Al PP y al PSOE también les interesa que Canarias prospere, qué se piensa, y a los gerifaltes en Madrid también les interesa que en Canarias nos busquemos la vida. Exige estrategia, tiempo y dedicación, pero vale la pena, el premio sería una bendición.

La Diada. Sana envidia, lo confieso, que un cuarto de la población catalana se lance a la calle a reivindicar. Qué buena la libertad. Qué falta hace que el canario salga de la jaula a exigir, a exigir consideración al menos. Porque el trato que reciben las Islas del Gobierno de España no es de recibo. Porque no es admisible que no esté previsto un nivel de inversiones superior a la media de las autonomías dada nuestra situación socio-económica mucho peor que el resto. Porque no ha cumplido con los convenios de carreteras ni de infraestructuras hidráulicas, entre otros, trato que demuestra que los ciudadanos de Canarias somos de segunda. Culpa nuestra, puede ser, que elegimos para representarnos a personas sin vocación de servicio público, incapaces de dar un golpe en la mesa y decir basta, cobardes para plantarse en la corte a pedir la cuenta, sin acritud pero con contundencia, porque no podemos seguir dentro de un Estado que no nos quiere. No se puede pedir socorro en voz baja para no molestar.

Tanta prepotencia. Me había propuesto no citar más a Ricardo Melchior por aquello del puente de plata. Imposible. No es capaz de ceder el testigo sin más, hasta la próxima y muchas gracias, no puede, es adicto al reconocimiento público, necesita que el pueblo le aplauda por los tantos años de dedicación y sacrificio. Y entonces acapara presencia en los medios -un último suspiro antes de- y explica que se va como ejercicio de responsabilidad, que él cree en la regeneración política ¡¡después de treinta años en el poder!! y que es imprescindible dar paso a gente nueva. Qué necesidad venir ahora con ese cuento: si fuera verdad se hubiera ido antes. Añade Melchior, desinhibido, que el presidente Rivero debería hacer lo propio: una vaca sagrada le dice a la otra...

jueves, 5 de septiembre de 2013

Liquidez extraordinaria

(Publicado en el periódico ABC el 5 de septiembre de 2013)

Pagar a las farmacias es el principal destino del préstamo que pedirá el Gobierno de Canarias como incremento autorizado del déficit. Después la dinamización económica, los compromisos con otras administraciones -los cabildos, según parece-, algo para carreteras, otro poco para la reducción de las listas de espera, unos millones para el fomento del empleo… en fin. Ampliación de crédito o búsqueda de liquidez, no hablan claro. Que se deba cuarenta millones del consumo de fármacos no significa que haya que ampliar la partida presupuestaria destinada a ese concepto sino poner dinero encima de la mesa, que no es lo mismo. Quiere decir que la previsión de ingresos -en la que siempre hay incertidumbre por razones obvias- no se ha cumplido, que esos recursos no han entrado en caja y, por tanto, no han podido enfrentar las obligaciones de pago, de ahí las deudas.
Imagino que no será fácil la gestión de un presupuesto público de seis mil millones de euros -el que se aprobó para este ejercicio- para mantener el equilibrio entre ingresos y gastos, y que no estén por la labor de confesar el error en la recaudación de impuestos o en las transferencias que se recibe del Estado. Aceptar esta financiación adicional no es mala idea, en ningún caso, aunque podríamos discutir su destino. Porque dispuestos a pagar intereses, que tal sacrificio sea para inversiones, que esto ya está inventado, que endeudarse para financiar los gastos del día a día ya sabemos a dónde conduce. Aunque sin dinero en caja, algo había que hacer, también es entendible.
Nos endeudamos, de acuerdo: son buenas las inversiones, es necesario pagar a los acreedores y se debe corregir la prestación de los servicios públicos deficientes, bien, pero falta algo. Hablan de gastar, de repartir el botín, pero no explican cómo cuadrar las cuentas ni qué medidas adicionales se van a poner en marcha para requerir menos financiación externa en el futuro. El gobierno canario es una potente máquina de gastar ávida de dinero que no plantea en simultáneo reformas a medio plazo. Porque, sobre la gigantesca cantidad del presupuesto anual en vigor, estos doscientos millones son solo un tres por ciento, y ahorrar un tres por ciento no parece un objetivo inalcanzable. No habrá gastos superfluos o partidas para el fomento de la economía que no cumplen el fin previsto, incluidas subvenciones de todo tipo, o mera ineficiencia organizativa; seguro que sí. Falta algo para mejorar las sensaciones: luchar contra la economía sumergida, no intervenir en los mercados, simplificar la burocracia, … poco más.