jueves, 26 de mayo de 2011

Spanish revolution

(Publicado en el periódico El Día el 26/05/2011)

HAY algo de instigador en esta columna semanal. El pasado 5 de mayo advertía de la necesaria actitud pacífica que debía prevalecer en la acción revolucionaria y citaba las cautelas de Lev Tolstói al respecto: "Toda violencia engendra inevitable violencia". Lamentaba entonces que no hubiera detonante capaz de prender la mecha y alentaba a votar de manera responsable como primer paso para esta sublevación improrrogable. Confieso iluso cierta satisfacción por haber contribuido en algo a inspirar el necesario camino de la revolución pacífica. Unos salieron a la calle y otros fueron a votar.
El aletargado y narcotizado españolito de a pie ha dicho basta. Y los gobiernos están perplejos, no saben qué hacer; emplean la razón para tratar de comprender qué pasa, esfuerzo inútil cuando grita el corazón. Y los políticos y los medios insisten en buscar analogías con el sistema: manifiestos, portavoces, posiciones ideológicas, propuestas programáticas. Y entonces hay incoherencia, claro, porque los revolucionarios pretenden cambiar el sistema y no saben cómo, y unos se erigen en portavoces -perfecto- y otros vociferan su pequeña aportación al movimiento -genial-. Qué más da.
-Pero ¿qué piden?
-Que las cosas cambien, señora.
-Ya, pero ¿qué proponen?
-Que se defienda el interés general, que acabe la corrupción ...
-Pero no se definen.
-No, señora, es que no somos un partido político, somos gente cansada del espectáculo lamentable al que nos somete la clase política, hartos de escuchar las mismas patrañas, de siempre más de lo mismo.
Es la "Spanish revolution", porque aquí todavía no nos la creemos del todo y nos la cuentan desde fuera. Tiene que ser titular en el New York Times para descubrir de qué se trata; nos lo cuentan desde Europa admirados y se preguntan cómo es que no hubiera ocurrido antes. Damos ejemplo al mundo entero, una vez más -como ya hicimos en la Transición-, al demostrar de nuevo que una sociedad evolucionada se manifiesta de forma pacífica y es capaz de perseverar en las ideas sin usar la guillotina.
Y esta revolución española (con papas y cebolla) no se cuece solo en las calles. La revolución está en todas las conversaciones y está en internet: muchos cientos de miles de personas debaten su futuro, escuchan y argumentan, sin censura institucional. Me entenderá el que, como yo, disfruta con la observación del control que ejerce en la red la mayoría sensata que apoya las buenas ideas y castiga el oportunismo incendiario de los que pretenden aprovechar el momento para otra cosa.
Y me confieso también entusiasmado, ilusionado por vivir y participar en este momento histórico. Los que entran ahora a gobernar tendrán que escuchar al pueblo.


(Pablo Zurita Espinosa es Ingeniero Agrónomo e Interim manager)

lunes, 23 de mayo de 2011

Ayer triunfó la ideología

Hubo elecciones a los ayuntamientos, cabildos y parlamento autónomo con una abstención sobre la que habría que meditar (si se prohíbe fumar, ¿se puede obligar a votar?), lo cual indica que la gente se queja pero no actúa.
En muchos sitios habrá que negociar un pacto. Para ello es preciso no tener prisa y mantener la 'misión' siempre presente, pensar en lo mejor para el interés general, en aquello que ayude a mejorar el bienestar de las personas a largo plazo. Tarea de profesionales.

Ayer triunfó la ideología, somos de derechas y no lo sabíamos.

sábado, 21 de mayo de 2011

"Congratulations" de Juan Verde tras la lectura de 'Ser empresario'

Juan Verde (Telde, 1971) es desde 2009 Secretario de Estado Adjunto para las relaciones comerciales de Estados Unidos y Europa de la administración Obama.

Le mandé un ejemplar de “Ser empresario” a Washington DC, tardó un par de meses largos en llegar (inexplicable), pero llegó.

Me manda el siguiente mensaje que quiero compartir:

“Pablo, fantástico tu libro... muy didáctico... pragmático... fácil de leer... lo recomiendo sin la más mínima reserva y a todos aquellos que quieran disfrutar de una lectura, fácil y llena de sentido común, lógica y pragmatismo....
me ha gustado mucho. Congratulations!!!

Muchas gracias, Juan.

[ 'Ser empresario' tiene su propio grupo en Facebook, ¿te gusta? ]


jueves, 19 de mayo de 2011

Anoche tuve un sueño

(Publicado en el periódico El Día el 19/05/2011)

¿Qué es la vida?
Una ilusión,
una sombra, una ficción,
y el mayor bien es pequeño:
que toda la vida es sueño,
y los sueños, sueños son.

SOÑÉ un futuro mejor. Y desperté tranquilo, aliviado, feliz. Soñé el triunfo del interés general sobre el interés particular, de la libertad sobre el egoísmo, de la acción sobre la desidia, léase conformismo. Soñé con una Canarias libre.
Canarias libre de abusadores, de aprovechados, de falsos líderes atrapados en su avaricia y su vanidad, de patriotas de medio pelo. Canarias libre del plátano, de su "lobby" y del lastre que supone la defensa del cacique y de su forma de vida ancestral, que nos condena a ser medianeros, meros espectadores. Libre de las aduanas, de las subvenciones y de todos sus efectos perversos. Exaltación de la libertad sin servidumbres.
Soñé que el domingo íbamos todos a votar, todos; tremendo ejercicio de responsabilidad colectiva. Y hablaba el pueblo soberano el lenguaje de la sensatez y del sentido común. Y eran castigados los que se acercaron a lo público para hacerse ricos o para ganarse la vida, quienes no se tomaron en serio el compromiso ciudadano, los incapaces adrede o sin querer, por acción calamitosa o por inacción. Sancionaba también a quienes pensaron que el fin justifica los medios y a aquellos otros empeñados en cumplir estrictos tanta burocracia absurda en vez de simplificarla.
En mi sueño la gente con su voto premiaba la capacidad, la visión, las ganas de trabajar en pro del bien común como único camino para alcanzar (mantener) el bienestar individual dentro de la sociedad de la que formamos parte. Una misión, un destino y una diferente forma de alcanzar un futuro mejor: la imaginación al poder. No solo entusiasmo, también honradez, experiencia vital, habilidad para el diálogo y para resolver problemas. Una gran cesta de la que se escoge la fruta.
Soñé que el plebiscito obligaba a quienes utilizaron subterfugios y cometieron fraude a devolver el dinero repartido sin criterio, sin asistirles derecho natural y en contra del Código Penal (por aquello del Ayuntamiento de Santa Cruz debe de ser), forzados a devolver el dinero y a alejarse de lo público para siempre. Soñé también que quienes obtuvieron trato de favor renunciaban avergonzados a tales beneficios.
Qué extraña grata sensación. Más que un sueño fue una revelación: de la potencia de la democracia, de la derrota inexorable de quienes hacen trampas, de la enorme sabiduría del pueblo capaz y empeñado en labrar un nuevo destino común.

(Pablo Zurita es Ingeniero Agrónomo e Interim manager)

jueves, 12 de mayo de 2011

Un nuevo modelo de desarrollo económico

(Publicado en el periódico El Día el 12 de mayo de 2011)

EN LA SANTACRUCERA y olvidada plaza de San Telmo, junto a la mar salada y la iglesia matriz, allá por los años cuarenta, tenía el maestro zapatero su taller. Mi padre y su amigo Pepe Mesa encargaron un único par de botas de fútbol. Mi padre es zurdo y Pepe era diestro: bota de cuero para el pie bueno y lona para el malo.
Santa Cruz entonces era otra cosa. Ellos vivieron los años de postguerra, de la emigración a Cuba y Venezuela, de las cartillas de racionamiento, de la escasez. Viajar al sur de la isla, por ejemplo, era una aventura de muchas horas; la autopista, un sueño, y el turismo, una idea que todavía tardaría varias décadas en cuajar.
Esto fue no hace tanto, antes de ayer. De hecho, a don Víctor lo ve uno a todas horas de caminata chicharrera como una puncha. Sus contemporáneos forjaron lo que es la Canarias de hoy, su configuración política y los grandes proyectos que nos sacaron de la miseria. Mentalidad enfocada al desarrollo a cualquier precio con toda lógica.
Y llegó la prosperidad a este oasis atlántico. Con el turismo encontramos nuestro lugar, multiplicamos la población con quienes descubrieron (descubren) aquí su El Dorado. Se planificó a lo grande: un segundo aeropuerto, polígonos industriales, auditorios, un segundo y un tercer puerto comercial, hospitales comarcales, trenes, urbanizaciones, un circuito de fórmula uno, nuevas ciudades. Renunciamos a nuestra flamante ley de puertos francos a cambio del plato de lentejas del REF y vendimos nuestra alma agrícola a las subvenciones de Europa.
Mas el desarrollo da mucho vértigo y asusta a quienes no vivimos la estrechez. Y surgieron los conflictos: los unos posicionados en un "no" a todo y los otros empeñados en seguir con la estrategia del desarrollo a toda costa (todavía hoy). Hubo que diseñar nuevos mecanismos legales: la declaración de espacios naturales delimitó dónde, la Agencia de Protección persigue al que incumple, los planes insulares de ordenación ofrecen la visión del conjunto. En la batalla para alcanzar el equilibrio pagamos un alto precio. Y debemos felicitarnos por el éxito.
Solo al 0,3% de la población en Canarias le preocupa el medio ambiente. Ahora nos inquietan otras cosas. Lo que era importante en los noventa ya está superado. Ahora hay que pensar el futuro de otra manera y entender el desarrollo como lo que es, no como un fin en sí mismo, sino como un medio para conseguir preservar el estado del bienestar en el que nos hemos acostumbrado a vivir. Toca abrir la mano con inteligencia e imaginación.

miércoles, 11 de mayo de 2011

Lucha contra el fraude, tabú electoral

Ninguna formación política ha hecho suyo el mensaje de la imprescindible necesidad de luchar contra la economía sumergida y el fraude en todas sus facetas. Los grandes fraudes, con los que no nos cuesta nada estar en contra, y los pequeños fraudes, que los ciudadanos toleramos con cómplice simpatía.
Ningún candidato lo ha empleado como argumento principal, cuando es el principal problema en todos los ámbitos de la vida social española y canaria. Nuestros males giran entorno a él, está presente allí donde las cosas se tuercen, donde impera el interés particular sobre el interés general.
La lucha contra el fraude tendría muchos partidarios... los detractores quedarían señalados por la sombra de la duda. Estrategia infalible.
Además nos ayudaría a salir adelante.

sábado, 7 de mayo de 2011

Hidalgo

Vuestro don, señor Hidalgo,
no es el don del algodón,
porque para tener el don,
es preciso tener algo.

(Epigrama atribuido a Francisco de Quevedo y Villegas (1.580-1.645), por confirmar)

La próxima reunión de los Hidalgos de Nivaria será el próximo sábado 14 de mayo a las 13:00 horas en el Círculo de Amistad XII de Enero de Santa Cruz de Tenerife.


jueves, 5 de mayo de 2011

La revolución que nos aguarda viene de África

RELATA el propio Lev Nikoláievich Tolstói la visita de dos estudiantes en los últimos días de su vida,
hace ya algo más de cien años. Le interrogan como representantes de la juventud revolucionaria rusa aún sometida a la tiranía de los zares.
"¿Por qué no está usted con nosotros?", fue la única pregunta, después de despertar con sus libros a toda una generación contra la injusticia y la infamia, después de alentar a las masas, después de convertir ciudadanos en revolucionarios. Le recriminan que, cuando al fin llega el momento de la subversión plena, Tolstói se muestre cauteloso y se niegue a participar en la primera línea de fuego.
"Ningún orden moral puede obtenerse por la fuerza, pues toda violencia engendra inevitable violencia. En cuanto echéis mano de ella, crearéis un nuevo despotismo. En lugar de destruirlo, lo perpetuaréis", respondió profético. Aunque le asaltaron dudas, actuó con integridad y coherencia: jamás intervino. Nosotros ya sabemos lo que ocurrió cuando Lenin entró triunfal en Petrogrado en 1917 y durante los más de setenta años siguientes.
Canarias, España y Europa esperan esa revolución que no llega. No hay detonante capaz de prender la mecha; aún no. Ni que se tambalee el Estado del bienestar ni las gigantescas colas del paro ni el afloramiento de la enorme burbuja financiera ni la prevalencia del fraude en todo ámbito, público y privado. Ni en la teoría ni en la práctica. No llega.
El futuro nos une con África con más intensidad que el pasado. Estamos obligados a participar en el destino de nuestro continente, en donde el pueblo harto se lanza a la calle, desesperado, imprudente. Decía Lev Tolstói que es cien mil veces mejor sufrir por una convicción que matar por ella. Previene del incierto porvenir para aquellos que toman el camino de las armas.
Nosotros pasamos de la dictadura a la democracia sin pegar un tiro. Un tránsito tortuoso de negociación y ejemplo, con voluntad e inteligencia, por parte de aquellos que asumieron el liderazgo. Un resultado insuperable si consideramos de dónde venimos y a dónde hemos llegado. Todo ello sin perder nuestra natural predisposición a vivir la vida. Qué bueno es eso de vivir en vida.
Mas no debemos obviar el presente; aquí también urge actuar. La situación económica, social y política exige una nueva revolución; requiere un instigador con visión, líderes con carisma, personas que asuman la responsabilidad desde el conocimiento; precisa consenso, optimismo y enfoque en la defensa del interés general.
Y para esta sublevación improrrogable utilizaremos nuestra estrategia invencible, convencidos de que la fuerza reside en el ciudadano libre que emplea el voto para cambiar el mundo.

(Publicado en el periódico El Día el 5 de mayo de 2011)