sábado, 20 de marzo de 2010

Llamamiento a la revolución

La creación de empleo en España requiere de una profunda revolución social. La acción política no es suficiente, esta situación exige un cambio de mentalidad general.

Las propuestas oficiales confunden la obligación de preservar el estado de bienestar a largo plazo con el objetivo a corto de generar empleo, y son cuestiones distintas. Si no se modifica las condiciones del entorno socioeconómico primero, tal reducción del paro no se producirá. Aplicar medidas que sólo atañen a ese resultado pretendido –la generación de puestos de trabajo-, pese a la buena intención, viene siendo y será un esfuerzo vano.

La ciudadanía debe liderar el proceso y exigir a la Administración Pública que actúe como garante del cumplimiento de las reglas del juego, nada extraordinario. La revolución del ciudadano de a pie para que con su conducta individual participe en el exterminio de la economía sumergida, exija la simplificación de los trámites administrativos y luche contra el fraude en todas sus formas. Este nuevo comportamiento individual nos trasladará a una nueva realidad colectiva.


viernes, 19 de marzo de 2010

El reto de encontrar trabajo

Libro: Cómo encontrar trabajo, Guía Práctica, Editorial Ra-Ma

Se hacen eco de la publicación:
- ...

Lo dicen las encuestas y lo ratifica la estadística: el paro ha pasado a ser uno de los principales problemas de los españoles: en primera persona para más del 20% de la población. Con la misión de «que la búsqueda de trabajo para los afectados por el paro no sea una tragedia sino un reto », Pablo Zurita Espinosa (Santa Cruz de Tenerife, 1970) nos ofrece un novedoso método para encontrar empleo, no sólo para aquellas personas que están inactivas sino también para quienes no están contentos en su ocupación actual …y es que alcanzar la felicidad es una las claves del sistema.
Nos propone que tratemos de averiguar cuál es nuestra verdadera vocación y que nos centremos en ella, que elaboremos una estrategia proactiva y que indaguemos dónde puede estar la empresa que nos dé esa oportunidad. El autor nos anima a abandonar la esperanza de que nos contraten y, por el contrario, a pensar en por qué un empresario podría estar interesado en nosotros, a reflexionar en cómo ayudar, en cómo ser útiles.
En este libro de fácil lectura, publicado por Editorial Ra-Ma, Pablo Zurita reflexiona sobre las relaciones laborales en España y aporta su particular visión, muchas veces un tanto revolucionaria. Explica cómo responder a los anuncios de demanda de empleo, cómo preparar un currículum y cómo enfrentarnos a la entrevista personal. En definitiva nos habla de emprender la marcha, de pasar a la acción, de crear un plan y de ponernos manos a la obra en un ejercicio de optimismo patente en toda la obra; nos habla de aceptar el reto.
En este primer libro el autor nos transmite su experiencia a ambos lados de la red: como demandante de empleo y como responsable de selección de personal. Pablo Zurita es ingeniero agrónomo, ejerce como directivo desde 1995, fue gerente de Bomberos de Tenerife y es especialista en la gestión de empresas en situaciones especiales.

sábado, 13 de marzo de 2010

Presentación del libro CÓMO ENCONTRAR TRABAJO

Juan Manuel Bethencourt, director del periódico Diario de Avisos, presentará el libro el próximo jueves 18 de marzo a las 20:00 horas en la Librería Lemus de la Avenida Trinidad en La Laguna, Tenerife.

Al acto, de entrada libre, están todos invitados... hablaremos del libro y luego podremos compartir una copa de vino de la Bodega El Lomo.

martes, 2 de marzo de 2010

La estrategia para la ganadería en Canarias

La Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación del Gobierno de Canarias nos envió copia del análisis DAFO en el que venía trabajando para la elaboración de la estrategia para la ganadería en Canarias. En la fase final del proceso nos invitaron - a los ingenieros agrónomos como colectivo relacionado con el sector- a participar en el debate y a presentar propuestas concretas. Fuimos, intervinimos y presentamos algunas ideas que no han sido consideradas.

Finalmente se ha elaborado un documento borrador que nos comentan que va ser sometido nuevamente a la consideración del sector.

El escrito que le dirigí a la Consejera es el siguiente:

A la atención:
Dña. Pilar Merino Troncoso
Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación
Gobierno de Canarias
Santa Cruz de Tenerife, 6 de noviembre de 2009

Asunto: Aportaciones al Plan Estratégico de la Ganadería Canaria

Consejera,

Tuvimos el placer de coincidir en la presentación del primer borrador del Plan que tuvo lugar el pasado día 30 de octubre en esta capital, acto al que asistimos unos cuantos ingenieros agrónomos. En el seno de nuestro colegio profesional discutimos y consensuamos unas aportaciones que ya hemos presentado y que esperamos sumen al buen fin de este proyecto. Sin embargo, en mi opinión, la ganadería (y la agricultura también) es un sector que precisa de un debate más profundo, entrar en el fondo de las cuestiones, no conformarnos con diseñar una operación de maquillaje; bajar al sótano tiene su cosa…

Me he permitido la impertinencia de analizar cada uno de los apartados que conforman el borrador del Plan presentado -disculpe mi atrevimiento-, quizás desde un punto de vista más duro y pensando en el interés general a largo plazo, planteamiento que probablemente para usted sea difícil o imposible de considerar en la actual coyuntura socio-política. En cualquier caso me conformo con aportar alguna idea que pueda ser aprovechable ahora e ir sentando las bases para una revolución (pacífica) que debemos ir impulsando para no perder el tren del estado del bienestar.

Huelga aclarar que los contenidos de este documento conforman una opinión profesional propia, cuya única finalidad es la de aportar ideas y experiencias, en positivo, para intentar mejorar el sector. Vayan por delante mis disculpas por si alguna de las consideraciones, contrarias a la de los redactores del borrador, no resultan del agrado del proponente, no es mi intención en absoluto criticar ni desmerecer el trabajo realizado. Entrando ya a valorar el contenido del Plan he detectado como cuestiones generales las siguientes:

i. Es halagador para los profesionales que nos dedicamos a esta materia –y seguro también para los que dedican su día a día a los animales- que el Gobierno de Canarias considere a la ganadería sector estratégico, tal y como Usted nos transmitió en el acto público de presentación. Entiendo, sin embargo, que debemos ser realistas.
La ganadería es una actividad tradicional con una raigambre muy potente que se remonta al principio de la colonización de las islas, pero hoy en día no es una actividad económica estratégica y no será fácil que lo llegue a ser con nuestra altísima densidad de población (la existente y la previsible en el futuro).
No nos engañemos, la ganadería es una actividad molesta para la población, que es difícil de encajar en el entramado territorial y que conlleva multitud de problemas técnicos que son muy caros de solucionar. Por eso la necesidad de un plan como este que estamos debatiendo.
Entiendo necesario empezar por considerar la posición real del sector y ser conscientes que será difícil (o imposible) introducir cambios contrarios a la política real -y sus prioridades- aplicada en los últimos años: turismo, medio ambiente, urbanismo. Por cierto, se echa en falta al principio del estudio un pequeño resumen con las principales variables del sector: explotaciones, empleos directos e indirectos, producciones y su valor de mercado.

ii. Entiendo también que la acción política requiere buscar el consenso entre todas las partes que integran un sector y que es necesario perseverar en el esfuerzo. En este sentido, creo que deben estar todos los actores en la mesa que debata el Plan para la Ganadería en Canarias.
El otro día faltaron los importadores y comercializadores de productos ganaderos y de piensos, que quizás fueron invitados y no asistieron, pero que deben intervenir e implicarse. Probablemente a un comercializador de carne le dé igual comprar reses en Brasil o en las islas si se diera una serie de condicionantes que debemos conocer…
Por otro lado, este proceso de participación puede llevar al traste esta iniciativa si no se gestiona con prudencia y con firmeza, y es que muchos ganaderos verán en esta voluntad de regular el sector un ataque a sus intereses, enfrentamiento que debemos estar preparados para gestionar, máxime cuando muchas de la explotaciones en Canarias están técnicamente en unas condiciones deplorables, no se podrán legalizar y habrá que proponer su cierre.

iii. La formulación de objetivos, de acciones y de estrategias no está soportada por datos ni cuantificada con variables que permitan, a posteriori, comprobar la eficacia de cada propuesta.
Así, en el borrador el empleo de fórmulas muy generales como por ejemplo ‘incrementar’, ‘potenciar’, o tantas otras, entiendo que deben ir acompañadas de datos. Es decir, que un objetivo de este Plan podría ser: incrementar la formación e información al sector ganadero de modo que el 50% de los titulares reciban formación especifica durante la duración del Plan y que la información sectorial llegue al 100% de las organizaciones, empresas y agentes que participan en este mercado. Algo cuantificable.
Esto requiere tener censados a los actores del sector (estarán los registros de explotaciones) lo que permitirá, transcurrido el plazo, verificar si hemos llegado a esos niveles y analizar en qué hemos acertado o fallado, según el caso.

iv. Muchas propuestas se refieren a cuestiones que no son íntegramente de la competencia de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación del Gobierno de Canarias (las intentaré enumerar en el análisis detallado) y que afectan horizontalmente a muchas administraciones, son contrarias a leyes y normas vigentes en Canarias y tropiezan con muchos derechos de los particulares.
Esta realidad nos invita, por un lado, a ser exquisitos en la formulación de propuestas para que no se conviertan en técnicamente inviables y, por otro, a prever las herramientas formales que permitan, en su caso, su aplicación efectiva, es decir, que aquellas cuestiones irrenunciables sean contenidas en un instrumento legal de rango suficiente para afectar a otras administraciones y derogar preceptos contenidos actualmente en nuestro entramado legal. Particularmente veo esta segunda opción muy complicada, yo apostaría por concentrar el esfuerzo en aquellas cuestiones que sean estrictamente de nuestra competencia.