jueves, 30 de diciembre de 2010

El escorpión y la rana

Había una vez una rana sentada en la orilla de un río, cuando se le acercó un escorpión que le dijo:
- Amiga rana, ¿puedes ayudarme a cruzar el río? Puedes llevarme a tu espalda…
- ¿Que te lleve a mi espalda? -contestó la rana-. ¡Ni pensarlo! ¡Te conozco! Si te llevo a mi espalda, sacarás tu aguijón, me picarás y me matarás. Lo siento, pero no puede ser.
- No seas tonta -le respondió entonces el escorpión-. ¿No ves que si te pincho con mi aguijón, te hundirás en el agua y que yo, como no sé nadar, también me ahogaré?
Y la rana, después de pensárselo mucho se dijo a sí misma:
- Si este escorpión me pica a la mitad del río, nos ahogamos los dos. No creo que sea tan tonto como para hacerlo.
Y entonces, la rana se dirigió al escorpión y le dijo:
- Mira, escorpión. Lo he estado pensando y te voy a ayudar a cruzar el río.
El escorpión se colocó sobre la resbaladiza espalda de la rana y empezaron juntos a cruzar el río. Cuando habían llegado a la mitad del trayecto, en una zona del río donde había remolinos, el escorpión picó con su aguijón a la rana. De repente la rana sintió el fuerte picotazo y como el veneno mortal se extendía por su cuerpo. Y mientras se ahogaba, y veía como también se ahogaba el escorpión, le dijo:
- No entiendo nada… ¿por qué lo has hecho? Tú también vas a morir.
Y entonces, el escorpión la miró y le respondió:
- Lo siento ranita. Es mi naturaleza.

(Fábula atribuida a Esopo)

martes, 28 de diciembre de 2010

El gran reto del cambio

(Publicado en Diario de Avisos el 28/12/2010)

“El reformador tiene enemigos en todos aquellos que se benefician con el viejo orden; y sólo defensores tibios en todos aquellos que se beneficiarían con el nuevo orden; esta tibieza surge en parte del temor a sus adversarios... y en parte de la incredulidad del género humano, que no cree en nada nuevo hasta que hayan experimentado.”
Nicolás Maquiavelo

Escuchamos un denso silencio justo después de que el jefe sentenciara: esto tiene que cambiar y va a cambiar.
Tenemos terror al cambio. De manera inconsciente nos sube la tensión, incrementa el ritmo cardiaco, dispara la rumorología, desata las más bajas pasiones en forma de envidias y puñaladas, genera oposición, descontento, en definitiva, bloquea mentes y voluntades. Sin embargo, hemos de convivir con él, forma parte de la vida de las organizaciones, de su necesaria evolución permanente, la tarea ineludible de adaptarse a la variabilidad del entorno para sobrevivir.
Pasar a la acción. Cuando llegamos a la conclusión de que necesitamos un cambio y éste es percibido como un hito, se hace evidente la ineficacia de los procesos directivos. Cuando se considera inaplazable diseñar y poner en marcha un conjunto de medidas que modifiquen un alto porcentaje de los procesos productivos que conforman el día a día de la actividad, es que se nos ha hecho tarde.
Esta realidad también es aplicable a las administraciones públicas en las que no sólo el ciudadano evidencia tal exigencia, la de reconsiderar tanta burocracia e ineficiencia, sino los propios funcionarios que se sienten ajenos a los cambios que ocurren en la sociedad a su alrededor.
Nos enfrentamos a un proceso de revisión que implica gestionar un importante conflicto emocional. Con tres actores: el que decide al concluir que es necesario, el que debe impulsar los cambios y el damnificado; y sus argumentos:
- Tengo que promover el cambio pero me asusta no haber analizado correctamente la situación actual ni haber sopesado bien sus efectos.
- Lo entiendo y puede que sea necesario, pero la organización no está preparada para asumirlo y el coste será mayor que el beneficio que se pretende conseguir.
- No entiendo por qué tenemos que hacer las cosas de otra manera si siempre las hemos hecho así.
También queda la opción de cerrar, una decisión mucho más valiente que abandonar la organización a la deriva del inmovilismo… y no debemos descartarla. Mas apostaremos por iniciar los procesos de cambio, animaremos a los responsables a emplearse a fondo con prudencia, a poner en liza sus habilidades de liderazgo y a recurrir a asesoramiento especializado. Debemos implicarnos.
Una oportunidad. La compleja realidad que envuelve la gestión del cambio puede aportarnos muchos ingredientes para motivar al personal, piedra angular de las organizaciones, aunque haya todavía quien pretenda hacer valer el dinero por encima de todo.
Prometer salvar tu puesto de trabajo, palabras de ánimo o palmadas en la espalda, no son acciones válidas de motivación. No somos tan básicos, tenemos necesidad de aprender, de crecer como profesionales, de formar parte de un equipo, de ayudar a alcanzar una meta común.La gestión del cambio nos ofrece una excelente oportunidad para creer en las personas y en sus capacidades. Liderar el cambio es fomentar la participación de toda la organización en el replanteamiento de los procesos, que cada uno se cuestione cómo hace su tarea, por insignificante que parezca en el conjunto. Cada trabajador percibirá que es importante, será escuchado y contribuirá sumando su talento al del resto de compañeros. La oportunidad perfecta para que todo el personal comprenda e interiorice qué hace la empresa, en definitiva, cómo ayuda a sus clientes.
Todavía hay algo más importante. La gestión del cambio, entendida como esa revisión de los procesos, supone para toda la organización un gran reto, definido, según el caso, como la supervivencia de la empresa o como la lucha para plantarle cara a las nuevas condiciones del mercado. Conseguir implantar el cambio es el reto, alcanzarlo es el logro. La identificación del logro durante los procesos de cambio, su distribución en fases y la evaluación de su cumplimiento, se convierte en la más eficaz herramienta de motivación para impulsar cualquier proyecto empresarial al éxito.

Primeros pasos para tecnificar la ganadería en Canarias

Publica hoy Diario de Avisos la noticia de la firma por parte del Cabildo de Tenerife, el Ayuntamiento de La Laguna y de AGATE (la asociación de ganaderos de Tenerife) de un convenio para la promover la legalización de explotaciones ganaderas en ese municipio.

La iniciativa pública en este asunto es muy positiva y necesaria. Viene a paliar la inacción de corporaciones anteriores que permitieron la inadmisible situación formal de la práctica totalidad de la explotaciones ganaderas. Entendemos que el gerente de AGATE no quiere alarmar, habla de explotaciones alegales cuando debería especificar que son ilegales. Lo importante es que se va a poner remedio. Además lo dice con claridad el representante de los ganaderos para no generar falsas expectativas: unas explotaciones se podrán legalizar y otras no.
Contrasta esta noticia con la publicada hace unos días en otro periódico local, en la que el presidente de AGATE, Pedro Molina, mostraba su satisfacción por la intervención del Consejero de Agricultura y Política Territorial, Domingo Berriel, que informaba sobre la encomienda a Gesplan de los estudios técnicos necesarios para los trámites de legalización. Deben ser cuestiones distintas. Mientras Berriel recurre a un equipo multidisciplinar para confeccionar una documentación que no servirá para completar el mencionado expediente de legalización, el gerente de AGATE habla, con buen criterio, de la necesaria elaboración de los correspondientes Proyectos Técnicos redactados por un Ingeniero Agrónomo, única vía legal para adaptar técnicamente las explotaciones a la norma.
También abre el debate de los polígonos ganaderos y se pone en evidencia la ineficacia del planeamiento territorial que ha obviado por sistema las consideraciones agronómicas. En cualquier caso, una excelente noticia esta iniciativa para tecnificar y profesionalizar el sector ganadero en las islas.

(Para contactar con el Colegio Oficial de Ingenieros Agrónomos: 922284766, 607946999 , 670801534)

domingo, 26 de diciembre de 2010

Protocolo

Se queja Cristina Tavío de que ayer, en el concierto de Navidad que ofreció la Autoridad Portuaria de Santa Cruz de Tenerife, no pudo acceder a un sitio acorde a su condición de vicepresidenta del Parlamento de Canarias. Piensa que falló el protocolo.
Al ver las imágenes en televisión de la primera fila, con las autoridades, pensé precisamente en lo contrario, que los cargos públicos, por la razón que fuera, no dejaban de serlo ni en un concierto, en día festivo y con motivo de la celebración de las fiestas más entrañables. Y me resultó de una enorme esclavitud personal.
¿Debe ejercer un representante político las 24 horas de los 365 días del año?, ¿han renunciado a la vida privada?, ¿o las circunstancias impiden que así sea?
Quiero pensar que la acción política, como cualquier otra actividad humana, requiere también cierta desintoxicación para mantener la perspectiva: ser un ciudadano común y corriente fuera de las horas de trabajo o de los actos institucionales.
Un concierto de Navidad, por seguir con este ejemplo, debe enmarcarse en lo privado para Cristina, entiendo. Quizás no lo sea para Rodríguez Zaragoza, que actuaba de anfitrión... aunque bien pensado, la organización del evento debía ser reponsabilidad de alguien de su equipo o alguna empresa especializada en la materia.

sábado, 25 de diciembre de 2010

Felicitación de Navidad

Puede que creamos que es de derecho, pero no es cierto, no siempre fue así. Somos libres porque alguien se empeñó... y le costó la vida.
No olvides lo que celebramos estos días: el nacimiento de una sociedad más justa, fundamentada en el amor y en el respeto. Debemos cuidarla, creer en ella.
¡Felicidades, de corazón!

miércoles, 22 de diciembre de 2010

Escándalo ganadero

Promete el consejero Berriel la legalización de 100 explotaciones ganaderas en Canarias sobre más de 500 que permanecen en situación irregular; hay mucha tarea por hacer, pero no explica cómo se llega a 2011 en esta situación extrema.
Informa que el Gobierno de Canarias ha puesto a trabajar a la empresa pública Gesplán en la elaboración de los estudios técnicos correspondientes.
Tal declaración de intenciones presenta dos cuestiones que adquieren proporciones de escándalo.

La primera, al suponer legalizables todas las explotaciones sin considerar las enormes inversiones en mejoras técnicas que requieren gran parte de ellas o los frecuentes incumplimientos del planeamiento territorial, según el caso, que no se resuelven con voluntad sino con dinero o con larguísimos trámites legislativos. Nadie dice, por políticamente incorrecto, que un alto porcentaje de esas 500 explotaciones está condenado a desaparecer porque su legalización no es viable.
La segunda por prescindir de las obligadas consideraciones técnicas que deben cumplir los proyectos de ingeniería para tal legalización; Gesplan obvia a los ingenieros agrónomos, competentes y capacitados para ello, y recurre a un indefinido equipo multidisciplinar para elaborar una documentación con ningún valor legal en la tramitación de un expediente de este tipo, que requiere un proyecto formal. Se percibe escasa voluntad de resolver el problema en una especie de representación teatral en la que todos los actores están muy ocupados pero han olvidado el fin último de la acción encomendada.
Urge tratar en serio el futuro de la agricultura en Canarias y de la ganadería en particular.

martes, 21 de diciembre de 2010

lunes, 20 de diciembre de 2010

Consultor de simplicidad, profesión de futuro en el presente

Ayer domingo el suplemento Mercados de EL MUNDO publicaba un interesante reportaje titulado "Las empresas que crearán nuestro hijos". En realidad no creo que acierten, el futuro se presenta al menos tan incierto como es el presente respecto a la situación de hace veinte años. Fenómenos como la telefonía móvil, internet o las boutiques del pan, eran sólo ideas de iluminado. Pero el ejercicio visionario siempre es bueno, a lo mejor despierta alguna vocación.
En un aparte menciona las profesiones del futuro, el listado es estupendo, es como una película de ciencia ficción:
- Guía turístico del espacio
- Administrador de estaciones de hidrógeno
- Mecánico de robot personal
- Bioinformático
- Consultor de simplicidad (¡que es a lo que me dedico yo!)
Me siento como un avanzado de mi tiempo, es magnífico. Simplificar procesos y relaciones es mi trabajo profesional desde hace unos años. Una actividad en constante redefinición y mejora, que me encanta, por cierto. En el mundo de la empresa, lo simple es bueno.

sábado, 18 de diciembre de 2010

Por qué dicen que la agricultura murió en Canarias

Será porque la hemos convertido en una actividad bucólico pastoril más cerca de la etnografía que de la economía. Un fenómeno cultural tradicional que debemos conservar para legarlo a las generaciones futuras, arraigado a nuestras raíces de náufragos en la inmensidad atlántica, merecedor de todo nuestro respeto y veneración, conducta propia de los pueblos que quieren conservar su identidad, como es el caso.
La agricultura en Canarias es algo más que una mera fuente de riqueza, prosperidad y empleo, algo mucho más importante que trasciende de lo terrenal y se proyecta a lo trascendental.
E igual que muchas otras manifestaciones que emanan de la sabiduría popular, no admite corsés, debe ser libre, interpretada según la partitura de lo autóctono.
La agricultura murió en Canarias como actividad económica después de una larga enfermedad: no le dimos ni una oportunidad, ni permitimos su tecnificación, ni fomentamos la profesionalización de los agricultores, ni regulamos los mercados. Para qué.

jueves, 16 de diciembre de 2010

La producción de plátano, la mayor de la Historia en 2010


En 1979 se llamaba macheteo. Mi abuelo, inspector de la CREP daba la vuelta a la isla con el taxi de Damián, negro con la raya roja, y con Noda, el pintor. Yo iba con ellos. La fruta de excedente se inmovilizaba para no ser exportada con el sencillo método de rociarla con pintura amarilla. Las cajas abiertas se disponían en el suelo del empaquetado, mi abuelo las contaba y Noda procedía con precisión, con la mochila de sulfatar. Seguro que usted se acuerda de las pintitas amarillas en los plátanos que se vendían en el mercado local. Después me enteré que cuando salíamos de allí era práctica habitual agarrar la manguera antes de que secara la pintura... siempre ha habido picaresca en esto de los plátanos.
Esta de hoy no sabemos si es una buena o una mala noticia. De hecho, estará conmigo en que está redactada en tono neutro: sin mucha emoción al relatar el récord de producción ni tampoco al hacer referencia a la enorme cantidad de plátanos que se van a la basura. Plátanos por cierto que han sido desmanillados, lavados, pesados, metidos en cajas y etiquetados, coste que también acaba en los "vertederos autorizados". Por cierto, poco hemos avanzado en más de treinta años.
Sin embargo el periodista acierta al analizar el origen del incremento de la producción: aumento de productividad y el sistema de ayudas, entre otras causas. El incremento de productividad se debe a la introducción de variedades con plátanos más grandes (así nos parecemos más a la banana americana con la que todavía se pretende competir por precio) y lo de las ayudas... ay las ayudas. Un día alguien debería preguntar por lo de las ayudas, esas que se pagan con dinero suyo y mío, y por la compra/venta de "histórico", por ejemplo. Ese sería un buen reportaje para el periodismo de investigación.
Se recurre a la pica o al macheteo porque hay más fruta de la que el mercado puede absorber, pero da igual porque el agricultor recibe más ayuda cuanto más produce. El precio del mercado y su dinámica ya no interesan, el cliente no es consumidor sino la Administración Pública que paga, mientras pueda. Urge hablar del plátano y su futuro, antes de que nos demos bruces con la realidad que viene.

miércoles, 15 de diciembre de 2010

"El mercado laboral sigue siendo inflexible"

Son declaraciones de José Carlos Francisco recogidas por Yazmina Rozas para Diario de Avisos en el acto de toma de posesión como nuevo Presidente de CEOE en Tenerife. La crónica es muy interesante y este es mi comentario:

El nuevo Presidente de los empresarios no se moja, todavía. No dice qué inflexibilidad del mercado laboral hay que resolver. Si ahí está la solución a la crisis, debería tratar de explicarla, cuando lo menciona es que tiene alguna idea pensada.
La sinopsis del evento ofrece una idea sólida y coherente de la postura del empresariado: menos trabas administrativas, claridad en la leyes, diálogo con los trabajadores, consolidación de nuestra posición en Europa. No podíamos esperar menos, Francisco sabe de lo que habla.
Sin embargo seguimos sin escuchar nada de la lucha contra la economía sumergida, la principal amenaza del empresario y gran realidad distorsionadora de sacrosanto libre mercado. El fraude es el enemigo número uno del empresario que le impide competir. El empresario no puede subsistir con la competencia desleal (e ilegal) de tantos que practican con impunidad actividad económica fuera de las reglas de sistema. Parados que cobran la prestación y trabajan, el dinero negro que circula en los cartuchos o los empleados públicos que participan en el mercado con la espalda cubierta.
El titular podría haber sido "el mercado no funciona porque no todos aplicamos las mismas reglas del juego", en fin veremos si el nuevo Presidente incide por esa vía en la que nadie ha insistido.
Ah, no creo que Rivero hablara en serio con eso de que la Administración no puede dar todos los puestos de trabajo, ni que alguien pensara que tal cosa pudiera ser posible o deseable.

domingo, 12 de diciembre de 2010

El estado de alarma y los derechos individuales

No deja de ser un artificio jurídico. España no está en estado de alarma. Los españoles no encontramos la conducta de los controladores tan extraordinaria, estamos habituados a todo tipo de abusos por parte de colectivos que prestan servicios públicos. Además, sólo una pequeña parte de los españoles viaja en avión.
El ardid cercena derechos individuales... a los propios controladores y habría que identificar cuál. Cómo nos gusta reclamar nuestros derechos y qué poco asumir nuestras obligaciones, otro hecho consustancial.
Los paros en lo público forman parte del paisaje nacional: recogida de basura, educación, bomberos y ahora los controladores, por una aplicación indebida del derecho a la huelga. Las protestas sindicales de los funcionarios y resto de trabajadores de las administraciones públicas requieren una regulación que no existe. Y nadie se atreve siquiera a proponerlo.
Al final éste de los controladores es un problema legal. Los sueldos de los funcionarios, su jornada anual, las horas extraordinarias, el régimen sancionador: todo eso está escrito y en vigor.
Hubo quien, por no soportar la presión, permitió que gozaran de otras condiciones. Pidamos responsabilidades... ah no, que esto es España, aquí miramos para otro lado.

sábado, 11 de diciembre de 2010

Controladores por lo penal

Un error de cálculo. La calentura nos hace tomar decisiones equivocadas. Denunciar a los controladores por lo penal, por la huelga salvaje del puente de diciembre, en nuestra opinión, es una alternativa equivocada.
Quizás son las elevadas penas -no sé cuántos años de cárcel- las que nos obnubilan: qué lo paguen, qué lo paguen, que no hay derecho...
Pero una acción penal tiene su tela, es muy compleja. El sistema judicial, con buen criterio, debe garantizar la investigación, las pruebas, los testimonios de unos y otros, determinar responsabilidades, cuantificar los daños; un proceso penal de este tipo, con tantos implicados y tantas consecuencias, llevará muchos años, cinco o seis como mínimo.
Tenemos un antecedente cercano. En 2005 un grupo de bomberos en huelga asaltaron el edificio del Cabildo Insular de Tenerife que celebraba una sesión plenaria (las imágenes hablan por sí solas). Más de cien implicados, denuncia por lo penal por no sé cuántos cargos, de la que se cumplen ahora cinco años: todavía no se ha celebrado el juicio ni hay fecha prevista y, pendientes de la resolución judicial, tampoco se actuó en la vía administrativa.
Con los controladores pasará lo mismo. Lo más rápido hubiera sido una separación de sus puestos de trabajo, al menos de los cabecillas, por el incumplimiento de sus responsabilidades y aprovechar la ocasión para denunciar el convenio y fijar unas condiciones laborales acordes al ordenamiento jurídico y a las necesidades propias del servicio.

viernes, 10 de diciembre de 2010

Un mercado perfecto no existe

En un estupendo artículo publicado en El Mundo del pasado domingo, el filósofo José Antonio Marina nos habla del mercado, de cómo se habla de él en términos abstractos y se le atribuye capacidades que no tiene.
Incluye una serie de reflexiones muy potentes:
"No hay a la vista ningún método mejor. Pero esa es una idea platónica, es decir, irreal. Un mercado libre no existe. El mercado real, el que gobierna, está compuesto por operadores reales, con sus estrategias y astucias, sus juegos de poder. No es verdad que haya libertad de las partes al establecer un contrato comercial".
Y añade una cita de Ernesto Garzón Valdés muy ilustrativa y de total actualidad:
"Librado a su propio dinamismo, el mercado presenta una clara tendencia hacia la autodestrucción. Es una institución suicida."
Podríamos concluir que, con la marejada en lo económico de los últimos años, estas afirmaciones dejan de ser opinión y se transforman en una detallada descripción de la realidad.
La regulación de los mercados es la asignatura pendiente. Una regulación inteligente por el bien de todos. Quizás habría que empezar por los mercados agrícolas que tanto afectan a Canarias.

jueves, 9 de diciembre de 2010

"El Gobierno de España asesta otro golpe al futuro del campo canario"

Con este titular, Diario de Avisos publica una información en la que el sector se lamenta de la negativa a la autorización de la colocación de placas fotovoltáicas en la cubierta de los invernaderos para la producción de energía eléctrica. Al respecto hago la siguiente reflexión:

Yo no entiendo nada, me tienen que perdonar. El futuro de la agricultura en Canarias pasa por permitir las placas solares en los invernaderos y la negativa del legislador "asesta otro golpe al futuro del campo canario"... no sé si es que ya todos hemos perdido el norte.
Una cosa son los ingresos atípicos y otra muy distinta pretender depender de ellos para la viabilidad de un sector económico. Se ve que los políticos y los representantes de las organizaciones agrarias dan por perdida la rentabilidad de la agricultura, ya llegamos al punto (según parece) en el que el sector primario se sostiene como parte de la etnografía isleña que es necesario legar a las generaciones futuras y no como una actividad económica.
Quizás soy un ingenuo y estos titulares catastrofistas van dirigidos al ciudadano para recabar su simpatía, como hacen con el insostenible sistema subvencionado del plátano, puro marketing, vaya.
También es sospechoso que no hay ninguna voz en contra de colocar placas en el suelo agrícola, ¿dónde están los ecologistas defensores de los escarabajos?, ¿por qué a nadie le preocupa el efecto negativo sobre el paisaje? A mí sí. Eso no quiere decir que no se utilice suelo para la obtención de energía limpia, sino que no tendría por qué ser sobre los cultivos. La defensa de la agricultura como valor medio ambiental no es compatible con esto.
En cualquier caso, algo va mal cuando un sector busca fuera lo que no es capaz de encontrar en casa. No se pelea por mejorar las condiciones del mercado, por luchar contra los abusos de los intermediarios o por evitar el dumping tan frecuente entre los importadores. El agricultor canario da por perdido el mercado y lucha por los atípicos y las subvenciones.
Pero hay alternativas. Contra los mercados imperfectos sólo cabe la regulación. Dediquemos los esfuerzos del sector a luchar por una regulación que permita rentabilizar las explotaciones agrarias como lo que son, la actividad primaria, la primera fuente de riqueza de un pueblo.

martes, 7 de diciembre de 2010

Interim Management en Canarias

Pablo Zurita nos habla del Interim Management, su actividad profesional, la gestión temporal de empresas, el ayudar a las organizaciones cambiar, a redefinir los procesos productivos: Interim Management en Canarias

De eso va su nuevo libro "Ser empresario. Nuevos modelos de conducta empresarial", de las cosas importantes que hay que tener en cuenta en la reorganización de las empresas.


domingo, 5 de diciembre de 2010

Optimistas natos


(Publicado en Diario de Avisos el 05/12/2010)

En épocas de cambio. Participa en la revolución, reclama tu protagonismo que el momento precisa.
Y hay dos posturas. Quien está atento a las expectativas y quien se empeña en desear la felicidad, quien espera que las cosas buenas ocurran y quien quiere que ocurran, quien aguarda paciente mejor suerte y quien lucha por ella. Funda un nuevo partido que proclame la acción frente al inmovilismo, el deseo frente a la expectativa, ¡viva la revolución!
Hace tiempo que perdí la esperanza y recuperé la voluntad de ser libre.
Recuperar mi libertad me hace feliz. Recuperar tu libertad te hará feliz. Estamos en una época de cambio a la medida de quien sepa interpretar su papel.
Si acabas de perder tu trabajo reconsidera qué te has estado perdiendo y qué quieres hacer con tu vida. La situación de desempleo tiene muchas connotaciones negativas que ya sabes y una muy positiva que no debes olvidar: eres libre para reconsiderar qué es lo que realmente te gusta, a qué quieres dedicar el resto de tu feliz existencia.
Quizás nunca antes te lo habías planteado. Y no vale alardear de lo que no quieres hacer, no. Dedica un día o dos o más a pensar en serio cuál es tu vocación, y no te engañes, la verdad siempre triunfa y en ese momento, cuando lo tengas claro, verás el camino: tendrás una misión.
Si descubres que tu empresa no carbura quizás ya sea demasiado tarde. Lo que pasó ayer ya no tiene solución… pero sí que puedes tratar de cambiar lo que va a pasar mañana, no esperes, actúa. Estima cuánto vas a vender mañana y cuánto te va a costar venderlo: las cosas funcionan cuando ingresas más de lo que gastas. Habla con tu gente y con tus proveedores, sé transparente. Habla, habla con tus clientes y descubre cómo los puedes ayudar, en eso te va la vida.
El desánimo se adueña de tus competidores que lamentan su suerte, discuten con sus empleados y desatienden a sus clientes. Mientras, tú estás enfocado: las épocas de crisis ofrecen oportunidades para quien, como tú, decide trabajar en equipo y mirar al futuro.
Ser optimista es una conducta individual, no hay más opciones.


viernes, 3 de diciembre de 2010

Las empresas prefieren a los no fumadores

Porque pierden menos el tiempo, no se levantan tanto de su puesto de trabajo, ni salen a la calle, ni se entretienen después del cortado con tan inútil vicio callejero.
Las empresas prefieren a los no fumadores porque no tienen los dedos manchados de nicotina, su esperanza de vida es más alta y la probabilidad de padecer cáncer de pulmón más baja. Y no salen a fumar y por lo tanto están más centrados en su trabajo, no participan en los cotilleos propios de las áreas de fumadores. En fin, ser no fumador suma en tu curriculum... hay expertos que proponen hacerlo constar con la misma importancia que los idiomas o los cursos de postgrado.
¿Será verdad?, ¿será verdad que el no fumador es más productivo? Quizás el empresario (o el directivo, o el jefecillo de turno) piense todavía que en los trabajos "hay que estar". Todavía es creencia que el empleado fiel es el que está firme anclado a su puesto, en posición de alerta, preparados, listos, ya.
La productividad es otra cosa. En la empresa moderna cada persona asume la delegación de aquellas que son sus tareas con la obligación de cumplirlas con eficacia. Si se levanta de su mesa o no, o si sale a la calle de vez en cuando, no debe importarnos mientras su trabajo esté al día y no interfiera en el trabajo de otros.
Yo no fumo, ni hoy es el día para empezar, pero vaya, hay quien encuentra la felicidad en pequeños (y estúpidos) pequeños placeres.


martes, 30 de noviembre de 2010

La clave es luchar contra el fraude

(Carta al Director publicada en EL MUNDO el 30/11/2010)

Sr. Director:
Zapatero convocó a los empresarios a una reunión para discutir vías de solución a la galopante crisis económica. Me recuerda aquella gran escena de El Padrino cuando los jefes de las distintas familias mafiosas se citan para consensuar el fin de la guerra intestina en el mundo del hampa. En el encuentro hubo grandes dosis de realismo -enorme pesimismo- y consenso: urge el cambio. Sin embargo, nadie habló del fraude que hace inviable este país y pone en jaque al Estado del bienestar.
Supongo que es más fácil renegar del sistema, y quizás por eso tan cualificado plantel de opinadores rejoneó problemas sin mencionar la economía sumergida ni el fraude. Me refiero al fraude institucional, con hordas de concejales liberados que hacen no se sabe qué, fraude ciudadano de subsidiados y funcionarios que compiten en el mercado; al fraude fiscal generalizado con tanto dinero que elude el control. Al abuso impune de todo lo público, en definitiva.
Luchar contra este fraude sería muy barato. ¿Y cuánto mejoraría el PIB?



sábado, 27 de noviembre de 2010

"El plátano está crisis por la mala política arancelaria", dice

Francisco Rodríguez Díaz, presidente de Asociación de Productores de Plátanos de Canarias Asprocan en una entrevista que publica hoy Diario de Avisos. Y no pude dejar de contestarle.


Estimado Señor Rodríguez,

Se olvida usted del origen del problema: el plátano está en crisis porque los consumidores no lo compran a su precio. Los aranceles y otras subvenciones han intentado compensar esa realidad. El plátano está crisis pero esa política de subsidio ha supuesto pingües beneficios al sector y por eso cada vez hay más producción (usted mismo lo ha comentado). Cultivar plátanos no es rentable pero es una estupenda manera de obtener dinero público y así lo han entendido los que siguen poniendo en cultivo nuevas explotaciones. Su organización (lobby) se ha convertido en una máquina perfectamente engrasada para conseguir mover las voluntades políticas a favor de sus intereses, debe ser de las más eficaces de la UE. Felicidades por el trabajo bien hecho.

Usted sabe, aunque no lo diga, que esta situación del plátano no se sostiene en el tiempo. Ustedes juegan a estirar el chicle y les ha ido bien, por cierto. Lamentablemente transmiten un mensaje a la sociedad que no ayuda a la agricultura como actividad económica generadora de riqueza. Y es que han simplificado tanto el mensaje que llegan a decir convencidos que el problema del plátano es el arancel... ahí es nada, volveremos a los fielatos yendo a pie cambiado dentro de este mundo globalizado. Y, ¿sabe lo peor? que el debate sobre el fin del cultivo del plátano aun no se está produciendo y cuando nos coja el toro lo que hoy es un problema se convertirá en una desgracia.

La agricultura, señor Rodríguez, es una actividad económica y ustedes la tratan como una rara curiosidad etnográfica. La agricultura sustenta las más prósperas economías mundiales. Aquí no. Aquí la agricultura es un lastre con el que el resto de los ciudadanos tenemos que cargar. Y se acabará, téngalo por seguro. La sociedad civil llegará el momento en que se harte de escuchar las mil patrañas una y otra vez y llegará al límite: ni los plátanos conservan el paisaje (muros y plástico), ni son beneficiosos desde el punto de vista medio ambiental (residuos químicos y contaminación de acuíferos), ni generan puestos de trabajo (ni la mitad que cualquier otro cultivo destinado al consumo interior). Los ciudadanos descubrirán que es ustedes no son agricultores sino terratenientes que cultivan plátanos persiguiendo subvenciones, aunque haya pequeños productores familiares que se han acoplado al sistema.

Y el periodista le pregunta por las alternativas de cultivo y usted elude la respuesta. Mientras el 85% de los productos agrícolas que se consumen en Canarias entran por sus muelles, nosotros subvencionamos la exportación de producciones para las que no hay mercado que pague sus costes. Estará conmigo en que es una situación un tanto absurda. Alguien, algún día, lo descubrirá, hará números y desmontará esta ficción que tan cara nos sale, insisto. Y cuando se le sume las tarifas por la emisión de CO2 que ahí están, en la puerta, la cuestión se agrava sin solución.

No han sabido distinguir la calidad del plátano canario, se ha optado por fruta de mayor tamaño (para parecernos a los americanos) cuando el mercado demanda raciones individuales, se ha descuidado la presentación del producto al consumidor final, se ha pretendido luchar con precio cuando había que haber puesto en valor la calidad, se ha saturado el mercado porque a más producción, más subvención, lo que ha hundido los precios. ¿Qué más se puede hacer mal? Y toda esa incompetencia ustedes pretenden (y de momento lo consiguen) que sea sufragada con el dinero de los contribuyentes, que somos todos.

Las subvenciones son la herramienta perfecta para sufragar la transición a otra cosa. Aprovéchenlas, aprovechen que existen para analizar alternativas. El lobby podría ser una herramienta de presión perfecta para conseguir mejorar las condiciones de mercado, para luchar contra la economía sumergida que tanto daño hace a la agricultura, para exigir cambios normativos que pongan en valor las producciones locales. Por ejemplo, fijar el precio mínimo de venta al público de los productos agrícolas, para que compita la calidad y no el precio y se estabilice la cesta de la compra. En fin, imaginación y no empeñarnos en seguir ordeñando una vaca que ya no da más.

miércoles, 24 de noviembre de 2010

Ríos de tinta sobre el paro

(Publicado en Diario de Avisos el 24/11/2010)

Sobre sus causas y consecuencias, unos buscan culpables, otros auguran un negro futuro y nadie ha pensado en preguntarme a mí o a cualquier parado.
No sé si el mío encaja en el perfil tipo del parado en este país, España. Tampoco importa. Con toda probabilidad ni usted ni ninguno de sus asesores sepan lo que se cuece entre las empresas y sus empleados, empresas y empresarios en los que usted confía, con acierto, para la generación de empleo, para que nos saquen de la crisis.
Su desconocimiento es normal, usted nunca ha trabajado para la empresa privada ni ha estado en el paro. Yo sí.
Fíjese que todos, políticos y sindicalistas, se empeñan en el contrato indefinido y a mí me da igual. Lo que quiero es un empleo y me da igual cuánto dure. De hecho lo propio es poder mejorar y no estar anclado a un trabajo de por vida; yo creo en la carrera profesional y en el aprendizaje continuo.
Me gustaría poder trabajar, insisto, y si el derecho a percibir una indemnización va a impedir que me contraten, yo renuncio a ella. Estoy dispuesto a firmarlo ante notario.
Le cuento lo último. Y es que quisiera aceptar un trabajillo de quince días que me ofrecieron ayer, pero no me lo puedo permitir. Si después se me retrasa el abono de la prestación soy hombre muerto; las deudas pasan a mora y se acabó mi credibilidad.
Y digo yo: ¿con los medios de hoy en día no sería muy fácil que la prestación y la cotización estuvieran conectadas?, ¿por qué la prestación no funciona como un seguro? Con su bonificación, incluso, y ya me encargaría yo de administrarlo con cabeza.
Y no entiendo por qué tienes que ser despedido para cobrar el paro, presidente. ¿Cómo castigamos entonces a los malos empresarios?
Ah, me olvidaba, la semana pasada me ofrecieron otra cosilla: trabajar mientras cobro el paro, sin contrato. Y les dije que no, que eso no me parecía bien. Y me respondieron que ya habría otro que aceptaría, y lo encontraron. Mientras no se acabe con esto, presidente, con tanto fraude, aquí hay muy poco que rascar.

sábado, 20 de noviembre de 2010

Efemérides del REF

Publicaba el periódico La Provincia ayer viernes la efemérides de la aprobación en Cortes de la Ley del Régimen Económico y Fiscal para Canarias, el 20 de julio de 1972, acompañada de una foto con los Procuradores (que no Diputados que en España entonces teníamos una dictadura) muy ufanos después de consumado el acto.
"Es que nos lo merecemos" o algo así, fue la explicación que aportó el ponente satisfecho.
Vaya fracaso. En esa fecha Canarias dejó de ser un pueblo libre para convertirse en subsidiado. Dejamos de interesarnos por nuestro futuro y empezamos a preocuparnos por no perder nuestro status quo.
Y lo malo es que no está en la agenda social ni política el cuestionar la bondad/necesidad del REF.
Lo publicaba en 2009, Canarias necesita un Proyecto país.

miércoles, 10 de noviembre de 2010

Ser empresario, algo más que una buena idea

Las Palmas. El próximo martes 16 de noviembre en el Ámbito Cultural de El Corte Inglés, en Mesa y López.


Eso dice Pablo Zurita en su nuevo libro "Ser empresario. Nuevos modelos de conducta empresarial"

"Una buena idea de negocio no basta para montar una empresa, es el principio pero no es suficiente", afirma Pablo Zurita (Santa Cruz de Tenerife, 1970), ingeniero agrónomo y directivo de empresas, observación que lo animó a escribir su segundo libro con el que pretende ayudar "a transformar una iniciativa en una empresa, a elaborar el paquete necesario que envuelva eso que sabemos que es novedoso para el mercado y convertirlo en una organización capaz de crecer, de ganar dinero y de perpetuarse en el tiempo".

En un lenguaje sencillo Zurita nos acerca al mundo de la empresa, nos habla de cuestiones trascendentes que no suelen estar en los libros de economía: cómo debe ser la relación con nuestros socios, con nuestros clientes o con nuestra competencia, o cómo controlar la marcha de nuestro negocio, o cómo incorporamos personas a nuestro proyecto. Propone un comportamiento responsable, no sólo para el emprendedor, sino también para aquél que ya gestiona su propia empresa a quien anima a cuestionar cómo funciona su organización.

Este próximo martes 16 de noviembre a las 20:00 horas se presenta el libro en el Ámbito Cultural de El Corte Inglés en Las Palmas de Gran Canaria. En el acto, Enrique Sánchez Romero, presidente de VVO-Grupo, Anil Partap Harjani, director general de Valsons. La presentación de "Ser empresario" será una excelente oportunidad para debatir sobre la emprendiduría y la empresa, ahora cuando más confiamos en la iniciativa privada como motor del desarrollo económico.

Pablo Zurita, profesional del Interim Management (gestión temporal de empresas), también es autor del libro "Cómo encontrar trabajo. Guía práctica", ambos publicados por Editorial Ra-Ma.

El precio fijo como regulación innovadora

(Publicado en Diario de Avisos el 10/11/2010)

En nuestro ordenamiento jurídico hay leyes sobresalientes, justas y bien pensadas. Evidencian la pluma de un legislador inteligente y preocupado por el interés general. Habría que estudiar cómo extrapolar sus preceptos a otros ámbitos. Insistir en lo que ya está inventado y contrastado.
Por poner un par de ejemplos: que aquél que no esté al corriente con Hacienda o con la Seguridad Social pierda su derecho al voto igual que ocurre en una comunidad de vecinos, o el procedimiento concursal que bien se le podía aplicar a los ayuntamientos en quiebra. Normas simples y eficaces que premian las conductas responsables y evitan muchos conflictos.
Entre todas una joya: la Ley del Libro (10/2007), que establece la obligación de comercializar los libros en España a un precio fijo, que debe ser establecido por los editores o importadores y respetado por toda la cadena de valor. El texto regula en detalle los descuentos máximos, las excepciones y las singularidades, y justifica la necesidad de establecer el precio fijo al considerar que el libro “es más que una mera mercancía”. En esto último seguro que estamos todos de acuerdo.
Los productos agrícolas tampoco son una mercancía corriente, son mucho más. Confiamos en la agricultura para proteger el medio ambiente, para fijar la población al medio rural y conservar las tradiciones, lo auténtico, para garantizar el suministro de los alimentos básicos y estabilizar la cesta de la compra. La agricultura como actividad primaria, cimientos sobre los que se sustenta el resto de la economía de una comarca o de una región.
Establecer un precio mínimo fijo para los productos agrícolas es considerar que nos importa el futuro de los agricultores, de las producciones locales y de todo lo que eso significa. A igualdad de precio, manda la calidad. Nos olvidamos de los perniciosos aranceles y de las subvenciones, el sistema ficticio en el que se enreda Europa y que tanto daño hace al comercio; insostenible, además.
Proponemos enfrentamos al mercado con la ventaja de la calidad de lo próximo, de lo sano, con toda la confianza en nuestros productos, con garantía sanitaria, con valor ambiental, del campo directo a la mesa. Con toda la confianza en nuestras propias capacidades.
Y surgirá oposición por parte de quién vea en tal acción, la de fijar el precio mínimo de los productos agrícolas, un atentado contra las sagradas reglas del libre mercado. Y le diremos que ya conocemos las consecuencias de la ley de la selva y que no nos gustan, y que la regulación es necesaria para controlar a los que incumplen las reglas del juego.

lunes, 1 de noviembre de 2010

Ser empresario, algo más que una buena idea

Eso dice Pablo Zurita en su nuevo libro "Ser empresario. Nuevos modelos de conducta empresarial"

"Una buena idea de negocio no basta para montar una empresa, es el principio pero no es suficiente", afirma Pablo Zurita (Santa Cruz de Tenerife, 1970), ingeniero agrónomo y directivo de empresas, observación que lo animó a escribir su segundo libro con el que pretende ayudar "a transformar una iniciativa en una empresa, a elaborar el paquete necesario que envuelva eso que sabemos que es novedoso para el mercado y convertirlo en una organización capaz de crecer, de ganar dinero y de perpetuarse en el tiempo".

En un lenguaje sencillo Zurita nos acerca al mundo de la empresa, nos habla de cuestiones trascendentes que no suelen estar en los libros de economía: cómo debe ser la relación con nuestros socios, con nuestros clientes o con nuestra competencia, o cómo controlar la marcha de nuestro negocio, o cómo incorporamos personas a nuestro proyecto. Propone un comportamiento responsable, no sólo para el emprendedor, sino también para aquél que ya gestiona su propia empresa a quien anima a cuestionar cómo funciona su organización.

Este próximo jueves 4 de noviembre a las 20:30 horas se presenta el libro en el Real Casino de Tenerife. En el acto, presidido por José Alberto Muiños, intervendrá Antonio Estévez, director de I+D de la empresa Open Canarias, que contará el éxito de esta compañía de proyección internacional, y Corviniano Clavijo, economista y auditor de cuentas. La presentación de "Ser empresario" será una excelente oportunidad para debatir sobre la emprendiduría y la empresa, ahora cuando más confiamos en la iniciativa privada como motor del desarrollo económico.

Pablo Zurita, profesional de la gestión temporal de empresas, también es autor del libro "Cómo encontrar trabajo. Guía práctica", ambos publicados por Editorial Ra-Ma.

viernes, 29 de octubre de 2010

Lo anecdótico de lo rural en Canarias

(Publicado en Diario de Avisos el 28/10/2010)

El Gobierno de Canarias decide fusionar las Consejerías de Agricultura y Política Territorial como ya hizo el presidente Rodríguez Zapatero con los Ministerios de Medio Ambiente y de Agricultura en la primavera de 2008. Ya entonces comentábamos que la creación de aquel mastodonte administrativo (el actual MMAMRM) no tenía, en nuestra opinión, ningún sentido práctico ni político y denunciábamos los enormes problemas conceptuales de la decisión.
Desde un punto de vista técnico, protección y explotación son términos antagónicos, aunque se puede y debe explotar con cuidado. Las Administraciones Públicas crean departamentos específicos de gestión del medio ambiente cuando se pone de manifiesto, con toda la lógica del mundo, la necesidad de un instrumento político que garantice la protección de los valores naturales. La sensibilidad medioambiental que mucho tiene que ver con el nivel de bienestar social alcanzado.
La gestión de los parques nacionales, de los espacios naturales protegidos, de las zonas forestales y de la vida silvestre, es tarea indiscutible de un organismo público adalid en la conservación del patrimonio natural. El desarrollo, en su expresión más amplia, como consumidor implacable de recursos naturales, debe ser controlado.
Por otro lado, la agricultura. La maltrecha, incomprendida y subvencionada agricultura... que nos da de comer, ahí es nada. Actividad primaria, compendio de la producción agrícola y ganadera, de los cultivos y de la cría de animales. Definida como estratégica para Canarias. Las economías potentes actuales se sustentan, salvo raras excepciones coyunturales, en una agricultura potente, competitiva, excedentaria, exportadora y generadora de riqueza.
La agricultura, en su evolución tecnológica, libera recursos que el sistema económico utiliza en otros sectores. Libera trabajadores a medida que se implanta la mecanización, libera territorio a medida que se intensifica la producción y se mejora los rendimientos, libera agua mediante la utilización de técnicas de riego eficiente: en definitiva, excedentes en trabajadores, territorio y agua que permiten la expansión industrial y urbana y, con ella, la del sector servicios. La agricultura no es algo complementario ni algo de lo que podamos prescindir, no es lujo caprichoso ni debe ser considerada una pintoresca actividad del pasado ya superada.
En su pugna por los recursos naturales la actividad agraria compite con la conservación de la naturaleza que también los demanda: agua y territorio. Un terreno agrícola, considerado desde el punto de vista ecológico, es un ecosistema que sacrifica biodiversidad a cambio de productividad. Ambos conceptos son opuestos: cuanto más biodiverso es un sistema menos productivo es y viceversa. De hecho el agricultor cuando elimina las malas hierbas, combate a los insectos y coloca espantapájaros trata de mantener baja la biodiversidad en su cultivo, ¿sorprendente?
Aunque la actividad agrícola es contraria a la biodiversidad, suficiente para ganarse toda la antipatía popular en esta nueva era, los factores culturales que nos unen a ella, a la agricultura, son mucho más poderosos que cualquiera de las disquisiciones puramente conservacionistas.
En este contexto teórico en el que hemos presentado la conservación del medio ambiente y la agricultura como actividades antagónicas, surgirán conflictos que tengan una única solución técnica ni política. Por ejemplo, cómo gestionar el agua de un embalse para compatibilizar su uso agrícola y el caudal ecológico del cauce, o cómo regular el pastoreo extensivo tradicional en territorio declarado como reserva natural. No son cuestiones complejas pero requieren consenso entre las partes. Las partes que somos los ciudadanos: todos queremos un sistema productivo próspero que mantenga nuestro estado del bienestar y todos queremos también un patrimonio natural del que disfrutar y legar a las generaciones futuras.
La creación en Canarias de esa macroconsejería que unifica Agricultura y Medio Ambiente mete a los interlocutores en el mismo saco. Existe el riesgo de que este debate de consenso para los pequeños y grandes problemas reales que supone compatibilizar el medio ambiente y la actividad primaria tenga lugar dentro de esta única administración, en los despachos, en los pasillos, entre funcionarios, y no en donde sería deseable en un estado de derecho. Meter en la misma caja a quienes defienden intereses tan opuestos además puede paralizar la acción eficaz en ambos campos.
Reiteramos la pregunta que hacíamos entonces, ¿será posible que el medio ambiente y la agricultura hayan adquirido una misma condición de bien patrimonial, etnográfico, cultural y tradicional a preservar como un parque temático?

domingo, 24 de octubre de 2010

El empresario debe olvidar las subvenciones y ser rentable

(Entrevista realizada por Tinerfe Fumero publicada en Diario de Avisos el 24/10/2010)

En tiempos como los que nos ocupan, hay empresas que optan por contratar a un especialista antes de que sea demasiado tarde. A buen seguro que a un técnico en gestión temporal de empresas de la reputación con la que cuenta Pablo Zurita Espinosa (Santa Cruz de Tenerife, 1970) no le falta trabajo en estos días. Aunque la presentación de su nuevo libro Ser empresario. Nuevos modelos de conducta empresarial será en el Casino el 4 de noviembre, ya adelantó contenidos en Los desayunos de Aguere, el espacio de conferencias quincenal de la asociación cívico-política AgrupaciónxLa Laguna, que preside Domingo Medina.

- Al empresario que no es capaz de reciclarse suele ser castigado por el mercado. ¿Ahora más que nunca?

"Siempre. Está claro que ahora hay que afinar más".

- En su obra reniega de la imagen del empresario chulito y temerario. ¿Pasan sus nuevos modelos de empresario por la prudencia?

"Las buenas ideas son las buenas ideas. El empresario es alguien al que hay que valorar, hay que confiar en él para que cree empleo y nos saque del paro. Pero para eso no hace falta ser un lanzado, un echao pa’lante. Lo importante es que sea capaz de convertir esa buena idea en un negocio".

- Pero, ¿hay empresa sin riesgo?

"Hay riesgo, pero sopesado. No es cuestión de arriesgarse, sino de asumir riesgos. Primero hay que hacer números. Propongo ser prudente, esperar el momento oportuno y aprovechar tu bagaje, que no es lo mismo que experiencia. Siempre aconsejo pensar en si tu idea ayuda a alguien, lo que se llama la misión de la empresa. Si ayudas a alguien podrás vender algo".

- ... Y es entonces cuando ya se tiene una idea de negocio, que no una empresa...

"Exacto. Llega el momento de los números, qué nos hace falta, cuántos costes, sean variables o fijos... Es la clave".

- En su libro explica desde cómo se hacen esos números hasta la importancia de saber si conviene un socio...

"Así es. Un error clásico son las sociedades al cincuenta por ciento, porque desde que haya un conflicto no hay manera de arreglarlo. Cuando constituyas una sociedad, es mejor que alguien tenga el 51% y el otro el 49%, aunque se repartan a medias".

- ¿Su libro convierte a emprendedores en empresarios?

"Es para emprendedores, pero va más allá".

- ¿A qué se refiere?

"Se le explica al emprendedor que una empresa es algo más serio que tener una idea y ponerla en práctica. Otro ejemplo: hoy día el empresario debe saber cómo tratar con el o los ejecutivos de su empresa, y lo mismo con los socios, con los clientes, con los proveedores, con la competencia, con el mercado... En definitiva, el empresario de hoy requiere de una imagen amable, alejada de la especulación. Un empresario no es un tirburón, sino una persona capaz con visión a largo plazo y dispuesta a trabajar por una idea. Alguien de valía. El libro es mucho más que una guía: si quieres los papeles para montar una empresa te los facilitan en la Cámara, yo cuento lo que no está en esos papeles".

- ¿En Canarias hay buenos empresarios?

"Ése no es el problema. Aquí hay grandes restauradores, grandes ingenieros, arquitectos, médicos... lo que nos falta es empresarios con formación para hacer negocio con la arquitectura, la medicina, la restauración... Por eso las empresas de cierto volumen casi nunca son de Canarias, sino de gente de fuera".

- O sea, que Canarias no tiene un déficit de empresarios sino en la formación de esos empresarios...

"Exacto".

- ¿Se sigue dependiendo demasiado de la subvención en Canarias?

"Nunca hay que contar con la subvención, tus números no pueden pasar por la subvención, porque además te ata a compromisos que lastran a la empresa. Hay que ser rentable: gastar menos de lo que te pagan".

sábado, 16 de octubre de 2010

Ni son las leyes ni es el sistema

(Publicado en Diario de Avisos el 16/10/2010)

Ríos de tinta que tratan de explicar la crisis. Años ya de analizar los hechos y sus consecuencias, teorías, tratados y augurios para el futuro incierto. Culpables de todas las formas y colores, leyes ineficientes, dicen, y vamos a cambiarlas, políticos incapaces en todos los bandos, unos por inacción y otros instalados en la descalificación, y ahí siguen. Da igual el partido, los papeles se intercambian a medida que nos movemos del gobierno central a las comunidades autónomas y los ayuntamientos. Luego es la banca; cuando no, son los sindicatos. Todo conjeturas.
La verdad es mucho más dolorosa e indigesta. Ni son las leyes ni es el sistema. España con su sanidad gratuita y universal, con sus pensiones, incluso no contributivas, con su educación obligatoria también gratuita y la superior accesible, con sus derechos para los trabajadores, incluida la prestación por desempleo, con sus infraestructuras, con su sistema fiscal donde el que más paga es el que más tiene, con su libertad de acción que permite a cualquiera a montar su negocio y ganar dinero. No sabemos valorar lo que todo eso significa. España es un gran país y nosotros estamos empeñados en que deje de serlo.
Y no son las leyes, ni los políticos, ni la banca, ni los sindicatos. Esto sólo se arregla si luchamos contra el fraude. El fraude y la economía sumergida, esos monstruos de mil cabezas de los que nadie habla.
Qué queremos. Cuando la prestación por desempleo es un sueldo que permite no trabajar, cuando una baja laboral es una manera de disfrutar de unos días libres, cuando recalificar un terreno es el modo de hacernos ricos, cuando cumplir los convenios colectivos es opcional, cuando emitir una factura es la excepción, cuando las ayudas públicas se destinan a otro fin, cuando una parte observa las normas y la otra no, cuando la administración pública permite el fraude y no actúa, cuando el mercado es libre para algunos y para otros no. Esto no es una crisis institucional, es un conflicto entre nosotros individuos.
Y no nos engañemos, con el fraude perdemos todos, incluso los que lo practican, aunque ellos piensen que se van a librar. El Estado puede parecer un ente abstracto pero no lo es. Es una eficaz forma de organizarnos para vivir mejor, de organizarnos las personas. Al final las deudas las pagaremos entre todos. Urge desterrar el fraude. Quizás requiera amnistía y empezar de nuevo.

martes, 12 de octubre de 2010

New spanish books

Iniciativa del ICEX y de la Federación de Editores de España para la venta de derechos de autor a otros países europeos.

Incluye mi libro "Cómo encontrar trabajo. Guía práctica" editado por Ra-Ma en 2010.



Todavía no tengo noticias de que haya interés por parte de alguna editorial de esos países. Pero todo se andará.


lunes, 11 de octubre de 2010

Cómo relanzar una empresa - Puerto de la Cruz, 26 de octubre


Por fin en Tenerife, será el próximo 26 de octubre en Puerto de la Cruz. Hablaremos de eso, de cómo relanzar una empresa.

viernes, 1 de octubre de 2010

Negociación o confrontación



Se refería el presidente Rivero a la relación entre Canarias y el Estado. Quizás quiso decir que prefería la negociación al enfrentamiento. Porque confrontar posiciones es siempre deseable como punto de partida para alcanzar el acuerdo. La negociación disfrazada de imposición o chantaje. Existe una sutil diferencia. La negociación requiere que ambos interlocutores comprendan la postura del otro, precisa esfuerzo y voluntad de consenso.
No puede haber una gran distancia entre lo que unos y otros pretenden para Canarias o para el conjunto de los ciudadanos del Estado, ¿o sí? Aunque en realidad no sabemos ni de las intenciones ni del modelo que ambas partes proponen para el futuro de nuestras islas y discuten sólo por cuestiones puntuales, importantes, puede ser.
Un comportamiento político alejado del interés general que no beneficia ni a nosotros ni a ellos, si supiéramos identificar quién está en qué bando. Y no es trivial la necesidad de negociar España, una responsabilidad colectiva que precisa que las partes se escuchen, un ejercicio de escucha activa: a ver qué tiene cada una que aportar. A lo mejor resulta que nos gusta lo que nuestro adversario nos propone. Y qué grandeza el que hace suyas la ideas de otros por el bien común.
Sólo podemos estar con Paulino Rivero en su voluntad de negociar. Claro que sí, las relaciones de Canarias con España y con Europa necesitan una revisión, la actualidad apremia. Percibida la necesidad del cambio, que en esto estamos todos de acuerdo, nosotros y ellos, tal conducta, la de querer negociar, obliga a redefinir ese modelo, a procurar que nuestros interlocutores nos entiendan y a estar también dispuestos a escuchar.
Quizás sea el momento de cuestionar si debemos insistir en las subvenciones, los subsidios y las compensaciones, o si nos conviene ser un pelín más rígidos en el control del fraude o si resulta más rentable luchar contra la economía sumergida que tratar con fervor de fomentar el empleo.
Toda negociación es un proceso apasionante que no sabemos a dónde nos va a llevar, una oportunidad de aprender, de aprender a conocernos, de confrontar la bondad de nuestras ideas y proyectos. Y siempre podremos decir que no, y ellos también. Y no falla: con un proyecto común siempre podremos alcanzar el mejor acuerdo.

viernes, 24 de septiembre de 2010

jueves, 16 de septiembre de 2010

El Espíritu de Tiscamanita

(Publicado en Diario de Avisos el 16/09/2010)

“El que miente aquí es el cielo que se cubre de nubes y no llueve...”
Miguel de Unamuno

El aire de Fuerteventura impulsó la idea y Manuel Velázquez Cabrera lideró la acción. Allá por 1910 promovió el llamado “Plebiscito de las islas menores”, antecedente de la participación ciudadana en las islas: recogió 3.388 firmas de apoyo e inició la negociación política cuerpo a cuerpo en Cortes que culminó con la Ley de Canalejas de 1912.
Esta ley, trascendente para Canarias, otorga representación parlamentaria a las cuatro islas que no la tenían -Fuerteventura, Lanzarote, La Gomera y El Hierro- y crea los Cabildos Insulares como respuesta a la voluntad de autogobierno. Triunfo del sentido común como solución al territorio fragmentado.
Cien años más tarde, el pasado fin de semana, en el pueblo majorero de Tiscamanita, cuna de Velázquez y en su honor, a través de las redes sociales, se convocó un encuentro civil en el que se proponía debatir el futuro del sector turístico en esa isla ante la evidente pasividad de las administraciones públicas. Nuevas ideas e imaginación. Fue invocado con éxito el espíritu de libertad, triunfo de la iniciativa privada.
Un fracaso. Los grandes proyectos de organización social requieren personas de convicción firme, con vocación de consenso pero con capacidad para mantener el rumbo ante los ataques al interés general, las guerras de poder y los personalismos, contingencias que ocurren y para las cuales hay que estar preparado. De cualquier forma, y pese a su configuración actual, los cabildos insulares fueron un enorme avance en su tiempo y una respuesta innovadora para luchar contra el pleito insular que ya hervía entonces.
Y de ahí, de aquella primigenia idea, la organización política en Canarias, con su Estatuto, discurre por la senda del fracaso, por arriba y por abajo: duplicidad competencial, estructura funcional y administrativa triplicada y un coste insostenible para nuestra economía real. Se confunde el gobierno con la gestión. Lo que fueron órganos de gobierno y de representación han evolucionado a enormes y caras máquinas de gestión que se abren paso a empellones.
El cónclave de Tiscamanita decepcionó con idéntico diagnóstico. Discutir el pasado es humano pero no mejora nuestra vida, ni soluciona problemas, ni pone a la gente en marcha. En lo público y en lo privado las cosas cambian cuando se cuestiona el modelo, cuando existe quien persiste en el liderazgo con enfoque, y cuando, en definitiva, se pasa a la acción.
“La que miente aquí es la gente que se cubre de propósitos y no actúa...”.

domingo, 12 de septiembre de 2010

Entrevista sobre el libro "Cómo encontrar trabajo"


Paco Almagro me entrevista y hablamos sobre el libro "Cómo encontrar trabajo"; me dio la oportunidad de explicar el método que propongo.

jueves, 2 de septiembre de 2010

Viva Canarias libre

El mirlo canta en el monte,
el capirote en la higuera,
el gorrión en los trigales
y el canario donde él quiera.


Sobre la inmensidad atlántica aspira Canarias a ser libre, a olvidar el pasado y a mirar al futuro. Canarias libre, enorme idea forjada como un sueño, anhelo pertinaz siempre derrotado por la fuerza del alisio y la costumbre. Canarias, tierra de medianeros, vencida por adelantados, iluminados, oportunistas, especuladores y pedigüeños de estómago agradecido.
Canarias, libre del inmovilismo de sus gentes; ese que nos condena a no aceptar el mundo cambiante que nos rodea, a percibir amenazas donde florecen oportunidades, a perseverar en errores ancestrales, piedra a piedra, golpe a golpe. Empeño en desconfiar de todos y de todo, hasta de ellos mismos. Virgencita déjame como estoy.
Canarias, libre de supuestos líderes que se empecinan en defender su interés particular, con descaro, valientes cruzados del Santo Grial que olvidaron el honor y la gloria. Canarias bien vale una misa y dos romerías. Subterfugios y contubernios de uso habitual, prácticas comunes y tonto el último. Cultura del pelotazo como sinfonía ambiental. Bastaría popularizar la corrupción para que ésta desapareciera: metamos todos la mano en la caja, todos a una.
Canarias, libre de caciques con derechos de cuna que se vanaglorian de conocerte, de que tú les debas una y de que aquel le deba otra, esos que en su finca imponen su ley y punto.
Canarias, libre de todos los que abusan del sistema, de los que practican la economía sumergida, de los que evaden impuestos y lo cuentan, de los que cobran el paro y trabajan, de los que van a trabajar y no producen. Canarias libre de los funcionarios que aprovechan su estatus como plataforma para sus negocios y de los que carecen de espíritu de servicio público. Libre al fin también de todos los que justifican todo ese fraude por causa de fuerza mayor.
Luchar por una Canarias libre no debe ser quimera sino un objetivo a alcanzar, la libertad como la más noble aspiración de un pueblo. Luchar requiere identificar el enemigo y no confundir las cadenas que nos oprimen. Está en juego nuestra felicidad, preciado tesoro.

lunes, 9 de agosto de 2010

Reinventemos la agricultura en Canarias

(Publicado en Diario de Avisos el 09/08/2010)

Flaco favor Nijota a la agricultura de las islas con su famosa Polka frutera, aunque fuese reflejo del sentimiento popular: “ese es un intermediario en el negocio frutero”; póngale Elfidio la música. ¿Y entonces?, sin intermediarios, ¿cómo sobrevive la agricultura?
El agricultor que lo es por profesión necesita vender aquello que produce, ¡vaya descubrimiento!, bien lo enseñan las escuelas de agricultura: planificar, producir y comercializar. La agricultura es todo eso… aunque muchos se olviden del mercado. Y claro, el mercado está en manos de mercaderes. Otra obviedad.
Ya lo decía Gaspar Melchor de Jovellanos en 1794 en su informe sobre la Ley Agraria: “los intermediarios son un mal necesario”; ya entonces tenían mala prensa y ya entonces urgía la regulación de esta actividad fundamental para el sector.
Poco se ha hecho en estos últimos doscientos años al respecto: en los mercados internacionales todavía es posible especular con los “futuros” de los principales productos agrícolas, ¡tremenda irresponsabilidad!, y en la relación de Canarias con Europa seguimos empeñados en negociar la subvención cuando deberíamos exigir regulación.
La agricultura necesita intermediarios y los mercados libres imperfectos necesitan regulación. El mercado libre es imperfecto y por eso debe ser regulado. En el mercado libre el grande impone su ley, utiliza sus armas: imposible luchar contra el dumping (vender por debajo del coste) o contra la amenaza de la escasez…
Quizás la agricultura no sea estratégica… ¿lo será? Porque los mercados de lo estratégico están muy regulados y muy controlados, y pienso en los combustibles o en el mercado del dinero… ¿La agricultura es estratégica en Canarias?, ¿lo es en la UE?... ¡vaya paradoja!,… estamos todos asintiendo con la cabeza.
Regular podría ser establecer los precios mínimos de venta de los productos agrícolas en los mercados de abastos –que garanticen la rentabilidad de las producciones-, y fijar los márgenes de la intermediación, y determinar los gravámenes,… ¿no funcionan así las gasolineras?
Recuperemos el mercado interior. Con los precios mínimos asegurados compite la calidad y se estabiliza la cesta de la compra. Urge renegociar. La agricultura en Canarias debe enfrentarse al mercado con imaginación. Una propuesta: le planteamos a Europa que Canarias sea prueba piloto de un mercado con los precios mínimos garantizados. Funciona.

viernes, 6 de agosto de 2010

Los Ingenieros Agrónomos y la agricultura en Canarias

En el suplemento de Agricultura 2010 publicado por Diario de Avisos el pasado 31 de julio, nuestro compañero Guillermo Caldentey analiza aspectos relevantes de la agricultura en las islas. Son conclusiones de los intensos debates que estamos teniendo en el seno de la Delegación del Colegio Oficial de Ingenieros Agrónomos en Santa Cruz de Tenerife, que sólo puedo compartir.
Apostamos por profesionalizar el sector y por intentar salir del sistema actual subvencionado que nos tiene tan encorsetados, tratar la agricultura como una verdadera actividad productiva.

lunes, 2 de agosto de 2010

Claves para relanzar una empresa


La Fundación FYDE-CAJACANARIAS me invita a dar una conferencia sobre "La Importancia de la Planificación Estratégica en la Empresa", que es mucha, dentro de una jornada que organiza sobre "Cómo Relanzar una Empresa". Será en San Sebastián de La Gomera el próximo 22 de septiembre a las 17:00 horas en la sede del Plan de Medianías.

Comparto cartel con Rafael Mesa y Yael Hernández que hablarán sobre la implantación de los cambios y la innovación en las empresas, respectivamente. A mí me toca tratar la planificación estratégica, precisamente lo que vengo haciendo en mi trabajo de Dirección Temporal, será una charla muy práctica, con conceptos muy sólidos, con aplicación inmediata y que espero no deje a nadie indiferente; planificar el futuro es el reto al que se enfrenta el empresario en su día a día.

jueves, 22 de julio de 2010

Hablemos de la reforma laboral


Nadie se atreve. Ni el Gobierno, que llama reforma a más de lo mismo, ni la oposición, que espera paciente a las encuestas. Insiste el postulado oficial en los grandes tópicos: el contrato fijo y la indemnización por despido. Nada más. Justo lo que hemos probado hasta hartarnos, millones de razones para no perseverar.
Seré osado. Ahí va mi propuesta de reforma (o revolución) del mercado de trabajo en España:
- No existe el contrato indefinido: trabajador y empresa lo pueden rescindir con un preaviso de quince días.
- No existe indemnización por despido.
- La Seguridad Social (cotizaciones) está enlazada directamente con el INEM (prestaciones): no hay demora en el cobro del paro, no se pierde el derecho a cobrarlo.
- Contundencia en la lucha contra el fraude. El trabajador afectado que denuncie irregularidades es bonificado con seis meses extra de prestación de desempleo. La empresa será multada con la elevación del tipo de cotización a aplicar al conjunto de sus trabajadores.
- Elevación del sueldo mínimo interprofesional y creación de una escala de retribución mínima por categoría profesional.
- Reducción del tipo de cotización a todas las empresas y todos los contratos en al menos 5 puntos.
- El nuevo Estatuto de los Trabajadores fijará por ley la jornada anual, los descansos mínimos, jornada máxima diaria, las licencias retribuidas y el régimen sancionador que incluirá también los incumplimientos de las empresas; cuestiones que serán de obligado cumplimiento desde su aprobación, incluso en convenios vigentes en los que exista contradicción. El nuevo Estatuto deja en suspenso todas las mejoras pactadas en los convenios colectivos.
- No será objeto de negociación colectiva las retribuciones, ni incentivos económicos de ninguna clase que se convierten en parte del acuerdo ad personam, con respeto a los mínimos comentados.
- Los contratos indefinidos vigentes en la actualidad seguirán manteniendo las indemnizaciones por despido improcedente, si bien empresa y trabajador pueden pactar su rescisión si continúa la relación laboral con bonificación en la cotización patronal y elevación de la base para el trabajador.

No debe haber contrato indefinido porque la vida cambia, las personas evolucionan y deben tener la aspiración de mejorar en su carrera profesional, hacer aquello que más le guste en cada momento vital.
No debe haber indemnización por despido porque es un mecanismo que genera infelicidad. Consigue que los trabajadores aguanten carros y carretones hasta forzar que sean despedidos y con frecuencia al final no cobran nada porque la empresa está hundida. Consigue que convivan personas que no se soportan; igual que una pareja mal avenida, lo mejor es una separación pacífica.
La Seguridad Social debe estar enlazada con el INEM para que desde que se hace efectiva la baja se genere automáticamente la prestación, ¿qué más papeleo hace falta? La prestación que corresponda por el tiempo cotizado. Si hay un alta durante quince días, se suspende la prestación y con la baja vuelve otra vez a activarse, de este modo habría muchas más contrataciones para probar... Y si funciona pues perfecto.
Si hay fraude el sistema no funciona, si hay gente que cobra la prestación y trabaja, si se hace un contrato por cuatro horas y se trabaja ocho. Por eso es muy importante que el trabajador esté del lado de la Administración, es el más interesado en que el sistema funcione. Los funcionarios que están tramitando papeles pasan a la inspección cuando cotización/prestación sea un sistema único y automático. Con las empresas que defraudan contundencia, a ver si desaparecen de una vez.
Bajar las cotizaciones a todos por igual es apostar por que haya más gente que trabaje y que cotice y porque funcione la lucha contra el fraude. La Seguridad Social arriesga, sí, pero en un ahorro real y directo a las empresas que recuperará con creces.
Establecer unos mínimos justos como punto de partida para eliminar la negociación colectiva abusiva. Las condiciones económicas se pactan entre trabajador y empresario. La jornada anual, los descansos y los permisos, son de obligado cumplimiento. Se pacta los horarios y la organización del trabajo, en su caso.
Por último, para evitar una gigantesca oposición de los afectados, resulta inevitable asumir los errores del pasado y dejar los contratos actuales como están, con sus indemnizaciones, y mantener los convenios en el momento presente hasta que se extingan.
Urge empezar de nuevo.